martes, 10 de septiembre de 2013

The Objective: somos visuales

El ser humano se guía mayoritariamente por la vista. Nuestro oído es pésimo comparado con el oído de muchos otros mamíferos, y no digamos el olfato. Así que las cosas nos entran por los ojos. Sabiendo esto, y viendo cómo está el panorama periodístico, los medios deberían aprovechar mucho más esta circunstancia utilizando, entre otros muchos recursos, buenas fotografías para llamar la atención de los lectores -no nos engañemos: digo medios, pero quiero decir prensa.

Por eso no se entiende que algunos medios se atrevan a prescindir de sus fotoperiodistas, como hizo el Diario de Alcalá. O que ese mismo diario pague ahora a sus lectores si publican fotos que ellos les envíen. Algunos lo llamarán periodismo ciudadano, yo lo llamo timo, porque seguro que ese periodismo ciudadano es considerablemente más barato que tener un fotoperiodista en nómina.(1)

No hablemos de los reporteros que tienen que hacer fotografías de sus propias noticias, muchas veces con compactas, muchas más con sus móviles. El periodista no puede estar a todo a la vez, así que termina perdiéndose calidad en la información y, sobre todo, en las fotografías.

Por eso me ha gustado la vuelta de tuerca de The Objective. En lugar de contar la realidad con un largo texto que trata de aproximarse lo más posible a ella para que el lector la dibuje en su mente y acompañarlo (o no) de una fotografía para ilustrar, The Objective directamente muestra esa realidad a través de magníficas fotografías acompañadas de un pie de foto explicativo.

Este proyecto español con visión global -no podía ser de otro modo en un medio online tan visual- recupera el valor del fotoperiodismo, y no sólo como accesorio, sino como centro. Una selección diaria de fotografías de agencia nos cuenta la actualidad, y los lectores no quedan al margen: tienen una participación activa mediante reacciones y diálogo en redes sociales que se transforma en el cuerpo de la noticia. Una magnífica forma de utilizar los medios sociales que enriquece de matices las noticias.

The Objective también tendrá en cuenta la infografía, ampliando su concepto visual, y, para los más aficionados a las letras, tiene un blog donde firmas de prestigio dejarán sus opiniones. Sin duda, una iniciativa para seguir de cerca.


(1)A todo esto, les dejé un comentario remarcando su poca vergüenza con la situación (escrito desde el respeto, sin insultos ni expresiones despectivas) y, por supuesto, no lo publicaron. ¡Viva la libertad de expresión y el derecho a la información!