jueves, 5 de julio de 2012

Diario de un applicant

Esta la historia de un día en Alicante entregando currículos en mano a empresas de comunicación. El protagonista es un chico con ilusión y ganas de trabajar con mucho potencial e ideas que aportar. Se puede decir que yo estaba allí casi por casualidad. Y porque luego me llevaba a comer a Vips y a la Fnac, que siempre apetece, ¡qué leches!

La mañana comenzó con un tren (4 € ida y vuelta desde Elche) tras madrugar para preparar los detalles de última hora de los currículos. Para la ida nos reservamos la siempre tediosa tarea de quitar las etiquetas de las carpetas. Parecen pegadas con pegamento eterno: me dejé las pocas uñas que tengo. Tras un trayecto de 25 minutos, las etiquetas estaban más o menos despegadas - ¡al fin! - y cada uno de los cinco currículos en su carpeta (1.40 € por currículo) ¿Por qué sólo cinco? Bien, íbamos a entregar currículos, no echarlos. Es decir, que todas las empresas estaban seleccionadas cuidadosamente y cada currículo era personalizado. Y cada entrega era acompañada de una breve, pero cuidadosa, explicación.

PRIMERA PARADA: DIARIO INFORMACIÓN. AMABILIDAD HECHA RECEPCIONISTA.
Hay que reconocer que la caminata fue pesada desde la estación. El barrio de San Blas, con sus cuestas, no es el más divertido para ir andando un día de sol y calor intenso - ni para ir en coche. Aún no he olvidado mis prácticas de la autoescuela-. Sobre todo para nuestro protagonista, que iba de camisa de manga larga, pantalones largos y zapatos. La presentación es importante.

Tras unos 20 minutos, llegamos a nuestro destino. Dudamos un poco, pues no sabíamos que el Club Información estaba en el mismo edificio que la redacción del diario, pero tras ver a un chico - que me pareció a todas luces periodista - entrar en el edificio, nos decidimos. 

Me quedé un poco en shock: al fin y al cabo un sitio así podría ser mi lugar de trabajo en no mucho tiempo. Pero me concentré en parecer invisible e incordiar lo menos posible mientras nuestro protagonista entregaba su primer currículo en una carpeta de color acorde a la cabecera del diario.

Saludó amablemente a la recepcionista, que con una sonrisa en la cara le explicó que ella misma entregaría el currículo, y le explicó qué incluía la carpeta: carta de presentación, un resumé - un currículo más visual -, el currículo clásico y una carta de recomendación. Lo recibió todo con una sonrisa en la cara y nos despedimos bastante animados con esta primera experiencia del día.

SEGUNDA PARADA: PUBLICIDAD Y MARKETING PUNTUAL. LA IMPORTANCIA DEL LENGUAJE CORPORAL.
Nos encaminamos, ya cuesta abajo - menos mal -, hacia la Avenida de la Estación para llegar a nuestra siguiente parada: la agencia de publicidad y marketing Puntual. Tenía muy buena pinta, y teníamos ganas de llegar y ver cómo nos trataban allí. De momento, el total de mi experiencia había sido positiva, pero nuestro protagonista ya llevaba días de empresa en empresa y no en todas le habían recibido de buena gana.

Llegamos, y he de decir que el hombre que nos atendió disimuló bastante bien su contrariedad durante un tiempo. Su lenguaje corporal decía muchas cosas, sin embargo. Tenía una sonrisa forzada a la que los ojos no acompañaban. Todo el mundo tiene un mal día. Bloqueó eficazmente la entrada en la oficina de nuestro protagonista. 

Pero cuando no hizo falta saber sobre lenguaje corporal para notar su contrariedad fue cuando dijo algo que podría traducirse por el tono por un "¿y qué?" mientras nuestro applicant le explicaba brevemente todo lo que contenía la carpeta. El colmo fue cuando le pidió que le mandara un correo con todo lo que llevaba la carpeta. Como me dijo el aspirante más tarde "¿para qué quiere algo por correo que le he traído en mano?". Sutil manera de quitarse algo de encima.

El correo, por supuesto, fue enviado nada más salir de lo poco que se consiguió entrar a la oficina. De momento, no hay respuesta ni siquiera para atestiguar que nuestro protagonista estuvo en la oficina.

TERCERA PARADA: HDV: DISEÑO, COMUNICACIÓN Y PUBLICIDAD. SURREALISMO Y PUERTAS CERRADAS.
Un poco desinflados, nos dirigimos hacia la Avenida de Maisonnave. Por el camino, compramos algo de almuerzo. Sí, las caminatas dan hambre, pero todo sea por encontrar trabajo. Dejamos atrás la Fnac, a la que ya volveríamos más tarde, y llegamos a la altura de uno de los enormes edificios que El Corte Inglés tiene en Alicante. Justo enfrente estaba nuestro destino: un edificio de viviendas y oficinas dónde, según la propia web de la empresa, se encuentra HDVUna placa nos decía eso mismo, indicándonos el 2ºC como destino, así que no dudamos en subir. Habíamos visto en el mismo edificio otra empresa en el 8º, que decidimos visitar también.

En el segundo piso, puerta C, no ponía nada de HDV: indicaba que era una consultoría, así que dudamos mucho y preferimos ir primero al octavo. Tampoco se correspondía nada con lo que ponía en la puerta, así que bajamos de nuevo al segundo. Digamos que con tanto ascensor yo ya me estaba mareando un poco. 

Al final decidimos que from lost to the river, y tocamos el timbre de la consultoría. Silencio. Tocamos de nuevo. Silencio. Y finalmente unas tenues pisadas. Pero nadie abrió la puerta. Nos mirábamos ya con desesperanza. Decidimos llamar por teléfono: quizá nos hubiéramos equivocado de sitio. Pero ¡sorpresa! El teléfono sonó dentro. Sonó. Sonó. Empezó a sonar otro. Sonó. Ya pensábamos que habíamos imaginado las pisadas, cuando contestaron. Nuestro protagonista explicó a qué había venido, y nos dijeron que no había nadie en la oficina.

Podían tener un desvío de llamadas, sí. Pero no, es que se le oyó hablar dentro, yo lo oí. Qué menos que decir que simplemente no te interesa, que tienes la plantilla cubierta o cualquier otra cosa. Pero optaron por la mentira. Espero que con sus clientes sean más sinceros. Por supuesto, les dejamos una nota.

Esta es la nota que dejamos. Yo hubiera sido más ácida,
pero el puntazo de Rajoy hizo que me riera mucho.


Podría pensarse que aquí acaba la historia con HDV, pero no. Esta nota tuvo contestación - por lo tanto, el portero hizo su trabajo, muchas gracias desde aquí -. Por SMS. Como supongo que al llamar nuestro protagonista a la oficina el número quedó grabado, aquél que negó su presencia en la oficina lo usó para contestar con una "recomendación" a la nota que dejamos. "Así no creo que encuentres trabajo", fue textualmente lo que dijo. Y luego dijo, con mucha razón, por cierto, que en su casa abría a quien le daba la gana. Muy profesional todo. Con lo fácil que hubiera sido un simple "no busco personal".

CUARTA ¿PARADA?AÑO CERO COMUNICACIÓN. EMPRESAS QUE NO QUIEREN SER ENCONTRADAS.
Con la anterior experiencia quedamos ya no planchados, sino alucinando. Pensamos que después de eso no podía pasarnos nada peor... y lo cierto es que no nos pasó nada peor. Sólo que en la dirección que teníamos marcada en Google para esta empresa encontramos la Subdelegación de Gobierno. Manos vacías, qué remedio. Un error en una ciudad que no se conoce lo tiene cualquiera. Lo cierto es que encontramos tres direcciones distintas para el mismo sitio. Y que el formulario de su web no funciona.

4.5 km en total recorrimos bajo un sol de justicia y un calor asfixiante.
¿Qué menos que un poco de atención?

QUINTA PARADA: AGENCIA DE COMUNICACIÓN INTERMUNDO. EL RENACER DE LA ESPERANZA EN LA HUMANIDAD.
Un nombre que me recordaba más a una ONG que a una agencia de comunicación. Insistí, y sí, me equivocaba. Situada en plena zona de fiesta de El Barrio, cada paso que daba me sonaba. Menos mal que esta pobre gente no trabaja las noches de los viernes y sábados (espero)

Nos recibieron con una sonrisa, lo que agradecimos mucho tras las últimas leches que le habían dado a nuestro ánimo. Le advirtieron a nuestro protagonista que la cosa estaba mal, pero se quedaron el currículo tras la consabida explicación. Que consideráramos eso un triunfo os puede dar una idea de cómo nos sentimos en el resto de ocasiones, obviando el Diario Información.

¿Tan complicado es coger el currículo de alguien y decirle con una sonrisa que la cosa está mal?

Resumé de nuestro protagonista.

3 comentarios:

  1. Una vez más se pone de manifiesto: la gente es gilipollas. Flipo con las empresas imbéciles éstas. No pierden más que 10 segundos dando una respuesta sincera pero educada, pero en fin, son así. :S

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el articulo es muy ameno,entretenido y a la vez terrible y real, que pena me dan toda esta gente que trata así a otras personas, no se dan cuenta que la vida da muchas vueltas, como auténticos cerdos ya tendrán su San Martin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo, Xavi. Por desgracia, la gente tiene la empatía en la planta del pie muchas veces.

      Eliminar