viernes, 15 de junio de 2012

Entradas que duran segundos

La semana pasada, Muse anunció las fechas de la gira de presentación de su nuevo álbum, que verá la luz en septiembre de este mismo año. España contaba tan sólo con un concierto en Madrid, y Portugal ni siquiera obtenía fecha en la lotería de días que la página web del grupo ofreció. También se anunciaba el día oficial de venta de entradas de forma general: el 14 de junio, sólo una semana después. Además, contaba con la peculiaridad de que era el mismo para todos los conciertos de la gira.

Llegó el 14 y la hora clave eran las 10.00h. Había nervios ante la pantalla del ordenador o en los puntos de venta oficiales, pero nadie se imaginaba lo que pasaría apenas 10 minutos después. No suelo utilizar la primera persona, pero creo que nada mejor que ello para describir lo de ayer. Llegamos a la cola de la taquilla del Fnac de Callao a las 9.20h, y aunque ya delante de nosotros habría unas 25 personas aproximadamente, teníamos mucha tranquilidad. Si ya las del Calderón las compramos un día después y aún así seguían quedando de pista, ¿cómo no íbamos a tenerla a escasos pasos de la taquilla, y a la hora de la venta oficial?

Pues no. Ni llegamos a la taquilla. Mis cálculos del Fnac de Callao se ajustan a que vendieron 10-15 entradas de pista, es decir, ni 10 minutos. Después, la dependienta anunciaba que sólo quedaban de grada y VIP, a 180€ cada gracia. Lo que siguió fue gente asustada y corriendo hacia el Corte Inglés de Preciados, donde tampoco quedaba absolutamente nada, provocando algún que otro llanto. Lo mismo pasaba en las páginas web de venta: colapsadas.

Ni siquiera eran las 11, ¿cómo era posible? Ni AC/DC en el Calderón ni Bruce Springsteen en el Bernabéu -cuyas entradas duraron 3 horas- lo hicieron tan rápido. Es cierto que el ser el único concierto en la península aceleraría la venta, pero aquello era demasiado. Tuve que llamar por teléfono por si alguien podía comprarlas por mí, puesto que sin Internet poco podía hacer ya. Finalmente conseguimos 2 entradas para la grada desde la web de El Corte Inglés, y aunque separadas entre sí, las tuvimos. Pero muchísima gente no tuvo tanta suerte.

EXPLICACIONES

La explicación posiblemente se encuentre en lo que pasó 2 días antes. A la preventa oficial de la página web del grupo se sumaron 2 preventas más ofrecidas por la promotora Live Nation y por la compañía telefónica Vodafone, siendo esta última exclusiva para sus clientes. ¿Cuántas entradas se vendieron en esas preventas? Nunca lo sabremos, pero que alguien que a las 10.03h comprara 2 para la pista -como se ha podido leer en algún foro- y tan solo quedaran 100 según la web, da una idea bastante aproximada de ello.

Es cuestionable la legalidad del hecho, puesto que según la legislación actual -Artículo 65-, "las empresas de toda clase de espectáculos públicos o actividades recreativas deberán despachar directamente al público cuando menos el 50 % de cada clase de localidades". En la legislación madrileña no se encuentra nada relativo a la venta de entradas, excepto la prohibición de la reventa. Puede que el vericueto consista en que las preventas formen parte del despacho directo de entradas, pero lo legal no siempre es ético.

También es vergonzoso que horas antes de que comenzara la venta oficial al público ya hubiese páginas de reventa ofreciendo localidades a precios escandalosos. Es tan sólo un ejemplo más de la pésima organización de la promotora en algo tan importante para muchos como la venta de entradas de eventos que llevan mucho tiempo esperando. Lo de la imagen de portada es sólo un ejemplo de la situación: miles de seguidores del grupo se quedaron sin entrada para que otros muchos hagan negocio aprovechándose de la coyuntura. Y esto no debería ser así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario