jueves, 5 de abril de 2012

La digestión informativa es cosa de periodistas

El periodismo está cambiando, pero sigue siendo necesario en un mundo con demasiada información en circulación

El estudiante de periodismo repasa las últimas noticias en el mundo de los medios de comunicación. Más despidos en grupos mediáticos: el Grupo Zeta despide a ocho trabajadores y Unidad Editorial, grupo al que pertenece El Mundo, anuncia un ERE que podría afectar a 200 trabajadores. El estudiante suspira. No cesan de recomendar enfocarse al periodismo digital, pero éste tampoco se salva: lainformacion.com despide a nueve personas. Con este panorama, el estudiante se desanima. Medios que cierran, EREs y despidos cada semana… Puede que sea mejor buscar lo que sea y dejar de lado este sueño que cada vez parece más imposible.

La sensación general en el mundo del periodismo es el pesimismo. “El periodismo de este país está enfermo desde hace mucho tiempo”, se lamenta Irene López Navarro, periodista que ha trabajado como redactora en medios como CNN+, laSexta y Cadena Ser, y, hasta hace poco, especialista en política nacional en Veo7. “Estamos tocando fondo pero saldremos, al menos eso quiero pensar. La función del periodista es fundamental en una democracia”, asegura Irene.

LA IMPORTANCIA DEL PERIODISTA
El periodista es necesario. En eso coinciden gurús y profesionales de los medios de comunicación. “El periodista es necesario y lo será siempre, pero sí es verdad que no son necesarios tantos periodistas”, explica Irene. “Yo estudiaría otra cosa por si las cosas no salen como se planean. Hay un porcentaje muy pequeño de los que estudiamos esto que finalmente vivimos de ello”, recomienda la ex redactora de CNN+. Sin embargo, aunque los medios y la profesión estén en crisis, el volumen de información que reciben los ciudadanos es cada vez mayor. “El periodista es hoy más necesario que nunca precisamente porque el mundo es un lugar más complejo e interconectado”, asegura Maribel Hernández, periodista ilicitana y profesora en la Universidad Miguel Hernández. “Necesitamos periodistas que nos expliquen el mundo para que podamos ser ciudadanos críticos e informados, y para poder procesar la cantidad ingente de información que circula hoy en la red”, afirma Maribel.

La formación es muy necesaria para conseguir ser un buen periodista. “El periodista es importante y que éste tenga una buena formación es esencial”, sostiene Maribel, mientras Irene declara: “El trabajo se aprende andando pero la formación es fundamental.” Para otros, la formación que proporcionan las universidades es demasiado básica, sobre todo si ya han ejercido con anterioridad el periodismo de modo intrusivo. “Mi proceso fue al revés y siento que lo aprendí todo trabajando. Soy poco partidario de las carreras actuales porque ponen a todo el mundo en un mismo nivel y enseñan lo básico”, asevera Enric Sánchez, periodista y ex locutor de Europa FM en el magacine matinal Levántate y Cárdenas. Pero todos coinciden en lo mismo: el periodismo real se aprende trabajando.

Internet ha cambiado el modo de consumir información, 
y en él circula en más cantidad, pero no más calidad.

CÓMO CONSEGUIR EL PRIMER TRABAJO
“El primer trabajo lo conseguí a partir de las prácticas”, cuenta Maribel. “Mi caso y el de mis compañeros de promoción fue peculiar. Fuimos, en cierto sentido, afortunados. Al acabar la carrera todos estábamos trabajando en medios. En parte, porque éramos la primera promoción que se licenciaba en la provincia y la crisis todavía no había hecho mella en las redacciones. Había más oportunidades y fuimos los primeros en estar ahí”, recuerda la periodista ilicitana.

Irene también consiguió trabajo a partir de las prácticas: “Mi primer trabajo pagado fue en Alicante en un periódico local, y a la vez en una radio, y lo conseguí porque ya me habían visto trabajar de becaria. Como consejo, trabajar mucho y duro”, pero Irene también advierte: “Aunque eso hoy en día no supone que te vayan a dar trabajo. Muchas veces, y lo he visto habitualmente, se explota a los becarios y, cuando llega la hora de hacer contratos, se les tira a la calle y se trae una nueva remesa. Esto tristemente es cada vez más habitual.”

En ambos casos, las prácticas se convirtieron en un escaparate para demostrar la valía de las dos periodistas. Pero las circunstancias eran diferentes a las actuales, como reconoce Maribel: “Si fuera a licenciarme apostaría por lo digital, trataría de ir definiéndome, creando mi propia imagen de marca a través de Internet. Creo que eso es una de las cosas que marca la diferencia entre los nuevos licenciados: tener o no un espacio en el que demuestran lo que hacen. Es complicado buscar trabajo a la vieja usanza”, y la periodista ilicitana aconseja que los estudiantes “aprovechen los años de formación para aprender, formarse, viajar, experimentar. Que sean curiosos, inquietos, que lean hasta la saciedad y siempre que sea posible, que vayan combinando formación y experiencia. Para mí, la especialización es importante, tenemos que diferenciarnos. Y sobre todo, intentar hacer aquello que nos apasione.”

El periodismo vive momentos difíciles, pero nadie pierde de vista que es necesario que alguien nos oriente entre el mar de información en el que nos encontramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario