lunes, 24 de diciembre de 2012

Los Reyes (no) son los bancos


Este año, el fantasma más temido en Navidad es el de las Navidades Presentes. Como si de un ángel anunciando el Apocalipsis se tratara – quizá no tan estuvieran tan desencaminados los mayas -, se acercan fechas que en otros tiempos eran de alegría para todos y que, este año más que nunca, son de empeñar joyas para perpetuar en los niños la ilusión de serlo.

Quienes no tienen nada que empeñar deben confiar en la caridad de los demás para salvaguardar en sus hijos la inocencia, y confiar en no tener que romperla desvelando que los “Reyes” están en quiebra.

Feliz Navidad.

domingo, 23 de diciembre de 2012

El poder de un abrazo


Como en cada sábado antes de Navidad de los últimos años, ayer la asociación juvenil de voluntariado AYDE volvió a demostrar el gran poder que tienen una sonrisa y un abrazo.

Aunque estas no sean las mejores navidades para algunos, siempre nos queda el cariño de la gente.

viernes, 21 de diciembre de 2012

El fin del mundo

No, no creáis que me he olvidado de este blog. No paso a despedirme porque sea el fin del mundo. Paso a lamentarme porque hoy, 21 de diciembre, todo sigue igual. Espera, no, que me equivoco. No todo sigue igual. Está peor. Llevo unos cuantos meses atareada y tengo mucha rabia acumulada dentro de mí, así que cuidado, que salpica.

He estado ocupada escribiendo reportajes y entrevistas, que pronto colgaré en el blog; con Starbooks, un programa nuevo sobre los libros que no tengo tiempo de leer; con Así Presento Yo, que poco a poco crece, como si fuera un niño, pese a las dificultades; con mis prácticas (¡por fin!) en una empresa de comunicación de verdad (y no como éstas) donde me pagan, ¡oh, milagro!

En cada uno de esos aspectos de mi atareada vida me encuentro con que los cambios que se han producido en el último año, el año del reinado gobierno de Mariano Rajoy, afectan, y mucho. Esta mayoría absoluta que se empeña en enarbolar una y otra vez y su defensa a ultranza de la Constitución chocan con el incumplimiento de todo su programa electoral y con la violación a los principios del Estado de Derecho con cada decreto que aprueba sin derecho a réplica. Incluso la ultraja con algunos de ellos, por no hablar de las declaraciones de alguno de los integrantes de sus filas.

Si empiezo por mi faceta periodística, me siento insultada por los cambios que se han llevado a cabo en RTVE. También por las voces que se escuchan pidiendo censura sobre las manifestaciones, o la regulación de las mismas, pero más sobre aquellos que la practican, aunque sea sutilmente. Ya ha dejado de indignarme el periódico del Gobierno y me río de sus portadas como me río de las de El Jueves.

Puedo seguir indignándome por la retirada de derechos al colectivo que está concentrando mis esfuerzos periodísticos del cuatrimestre - como sigo en la universidad, mi vida se divide en cuatrimestres; más tarde pasaré al tema universitario -. El colectivo de inmigrantes se las está llevando todas: las nuestras y las suyas propias. Nombraré tres leyes: Real Decreto-ley 16/2012, del 20 de abril (¡oh, mira, un decretazo!); Ley 10/2012, del 20 de noviembre; y la reforma de la Ley de Extranjería de 2012. Léanlas, compréndanlas (si pueden) e indígnense conmigo. Ampliaré información próximamente.

Hacer Starbooks me encanta, pero mi locura es hacer crónicas de conciertos. Al precio que se están poniendo (¡gracias, sr. Wert!) voy a tener que mendigar para poder ir a alguno. Pero bueno, no es algo imprescindible. Estudiar ya está algo más crudo (¡gracias, sr. Wert! Otra vez...) Cuando empecé la carrera, ya dentro del plan Bolonía, y cada curso eran 60 créditos. El primer año me costó 700 €. Este es el 3º, y me ha costado, sin repetir nada, más de 1000 €. A ver si los que se quejaban de la Estrategia 2015 iban a tener razón... Porque rezo porque me den la beca.

Embarcarse en una aventura empresarial es muy edificante, pero poco lucrativo, por lo visto en mi experiencia. Las medidas que Rajoy preparaba para los emprendedores se resumen muy bien en este vídeo: 




Pues eso, titubeos y palabras vacías. Y jóvenes que se van a Alemania y Canadá. (Por cierto, curioso como en el vídeo se queja de que los españoles se vayan a Alemania, y ahora hasta se ensalce. Me encanta la hemeroteca...)

Las pocas empresas que tienen tratos con la Administración y aguantan abiertas tienen unas deudas... Perdón, la Administración tiene deudas con ellas. Y ellas están ahogadas.

Un año maravilloso... Por favor, fin del mundo, ¿por qué no llegas y te los llevas?

jueves, 5 de julio de 2012

Diario de un applicant

Esta la historia de un día en Alicante entregando currículos en mano a empresas de comunicación. El protagonista es un chico con ilusión y ganas de trabajar con mucho potencial e ideas que aportar. Se puede decir que yo estaba allí casi por casualidad. Y porque luego me llevaba a comer a Vips y a la Fnac, que siempre apetece, ¡qué leches!

La mañana comenzó con un tren (4 € ida y vuelta desde Elche) tras madrugar para preparar los detalles de última hora de los currículos. Para la ida nos reservamos la siempre tediosa tarea de quitar las etiquetas de las carpetas. Parecen pegadas con pegamento eterno: me dejé las pocas uñas que tengo. Tras un trayecto de 25 minutos, las etiquetas estaban más o menos despegadas - ¡al fin! - y cada uno de los cinco currículos en su carpeta (1.40 € por currículo) ¿Por qué sólo cinco? Bien, íbamos a entregar currículos, no echarlos. Es decir, que todas las empresas estaban seleccionadas cuidadosamente y cada currículo era personalizado. Y cada entrega era acompañada de una breve, pero cuidadosa, explicación.

PRIMERA PARADA: DIARIO INFORMACIÓN. AMABILIDAD HECHA RECEPCIONISTA.
Hay que reconocer que la caminata fue pesada desde la estación. El barrio de San Blas, con sus cuestas, no es el más divertido para ir andando un día de sol y calor intenso - ni para ir en coche. Aún no he olvidado mis prácticas de la autoescuela-. Sobre todo para nuestro protagonista, que iba de camisa de manga larga, pantalones largos y zapatos. La presentación es importante.

Tras unos 20 minutos, llegamos a nuestro destino. Dudamos un poco, pues no sabíamos que el Club Información estaba en el mismo edificio que la redacción del diario, pero tras ver a un chico - que me pareció a todas luces periodista - entrar en el edificio, nos decidimos. 

Me quedé un poco en shock: al fin y al cabo un sitio así podría ser mi lugar de trabajo en no mucho tiempo. Pero me concentré en parecer invisible e incordiar lo menos posible mientras nuestro protagonista entregaba su primer currículo en una carpeta de color acorde a la cabecera del diario.

Saludó amablemente a la recepcionista, que con una sonrisa en la cara le explicó que ella misma entregaría el currículo, y le explicó qué incluía la carpeta: carta de presentación, un resumé - un currículo más visual -, el currículo clásico y una carta de recomendación. Lo recibió todo con una sonrisa en la cara y nos despedimos bastante animados con esta primera experiencia del día.

SEGUNDA PARADA: PUBLICIDAD Y MARKETING PUNTUAL. LA IMPORTANCIA DEL LENGUAJE CORPORAL.
Nos encaminamos, ya cuesta abajo - menos mal -, hacia la Avenida de la Estación para llegar a nuestra siguiente parada: la agencia de publicidad y marketing Puntual. Tenía muy buena pinta, y teníamos ganas de llegar y ver cómo nos trataban allí. De momento, el total de mi experiencia había sido positiva, pero nuestro protagonista ya llevaba días de empresa en empresa y no en todas le habían recibido de buena gana.

Llegamos, y he de decir que el hombre que nos atendió disimuló bastante bien su contrariedad durante un tiempo. Su lenguaje corporal decía muchas cosas, sin embargo. Tenía una sonrisa forzada a la que los ojos no acompañaban. Todo el mundo tiene un mal día. Bloqueó eficazmente la entrada en la oficina de nuestro protagonista. 

Pero cuando no hizo falta saber sobre lenguaje corporal para notar su contrariedad fue cuando dijo algo que podría traducirse por el tono por un "¿y qué?" mientras nuestro applicant le explicaba brevemente todo lo que contenía la carpeta. El colmo fue cuando le pidió que le mandara un correo con todo lo que llevaba la carpeta. Como me dijo el aspirante más tarde "¿para qué quiere algo por correo que le he traído en mano?". Sutil manera de quitarse algo de encima.

El correo, por supuesto, fue enviado nada más salir de lo poco que se consiguió entrar a la oficina. De momento, no hay respuesta ni siquiera para atestiguar que nuestro protagonista estuvo en la oficina.

TERCERA PARADA: HDV: DISEÑO, COMUNICACIÓN Y PUBLICIDAD. SURREALISMO Y PUERTAS CERRADAS.
Un poco desinflados, nos dirigimos hacia la Avenida de Maisonnave. Por el camino, compramos algo de almuerzo. Sí, las caminatas dan hambre, pero todo sea por encontrar trabajo. Dejamos atrás la Fnac, a la que ya volveríamos más tarde, y llegamos a la altura de uno de los enormes edificios que El Corte Inglés tiene en Alicante. Justo enfrente estaba nuestro destino: un edificio de viviendas y oficinas dónde, según la propia web de la empresa, se encuentra HDVUna placa nos decía eso mismo, indicándonos el 2ºC como destino, así que no dudamos en subir. Habíamos visto en el mismo edificio otra empresa en el 8º, que decidimos visitar también.

En el segundo piso, puerta C, no ponía nada de HDV: indicaba que era una consultoría, así que dudamos mucho y preferimos ir primero al octavo. Tampoco se correspondía nada con lo que ponía en la puerta, así que bajamos de nuevo al segundo. Digamos que con tanto ascensor yo ya me estaba mareando un poco. 

Al final decidimos que from lost to the river, y tocamos el timbre de la consultoría. Silencio. Tocamos de nuevo. Silencio. Y finalmente unas tenues pisadas. Pero nadie abrió la puerta. Nos mirábamos ya con desesperanza. Decidimos llamar por teléfono: quizá nos hubiéramos equivocado de sitio. Pero ¡sorpresa! El teléfono sonó dentro. Sonó. Sonó. Empezó a sonar otro. Sonó. Ya pensábamos que habíamos imaginado las pisadas, cuando contestaron. Nuestro protagonista explicó a qué había venido, y nos dijeron que no había nadie en la oficina.

Podían tener un desvío de llamadas, sí. Pero no, es que se le oyó hablar dentro, yo lo oí. Qué menos que decir que simplemente no te interesa, que tienes la plantilla cubierta o cualquier otra cosa. Pero optaron por la mentira. Espero que con sus clientes sean más sinceros. Por supuesto, les dejamos una nota.

Esta es la nota que dejamos. Yo hubiera sido más ácida,
pero el puntazo de Rajoy hizo que me riera mucho.


Podría pensarse que aquí acaba la historia con HDV, pero no. Esta nota tuvo contestación - por lo tanto, el portero hizo su trabajo, muchas gracias desde aquí -. Por SMS. Como supongo que al llamar nuestro protagonista a la oficina el número quedó grabado, aquél que negó su presencia en la oficina lo usó para contestar con una "recomendación" a la nota que dejamos. "Así no creo que encuentres trabajo", fue textualmente lo que dijo. Y luego dijo, con mucha razón, por cierto, que en su casa abría a quien le daba la gana. Muy profesional todo. Con lo fácil que hubiera sido un simple "no busco personal".

CUARTA ¿PARADA?AÑO CERO COMUNICACIÓN. EMPRESAS QUE NO QUIEREN SER ENCONTRADAS.
Con la anterior experiencia quedamos ya no planchados, sino alucinando. Pensamos que después de eso no podía pasarnos nada peor... y lo cierto es que no nos pasó nada peor. Sólo que en la dirección que teníamos marcada en Google para esta empresa encontramos la Subdelegación de Gobierno. Manos vacías, qué remedio. Un error en una ciudad que no se conoce lo tiene cualquiera. Lo cierto es que encontramos tres direcciones distintas para el mismo sitio. Y que el formulario de su web no funciona.

4.5 km en total recorrimos bajo un sol de justicia y un calor asfixiante.
¿Qué menos que un poco de atención?

QUINTA PARADA: AGENCIA DE COMUNICACIÓN INTERMUNDO. EL RENACER DE LA ESPERANZA EN LA HUMANIDAD.
Un nombre que me recordaba más a una ONG que a una agencia de comunicación. Insistí, y sí, me equivocaba. Situada en plena zona de fiesta de El Barrio, cada paso que daba me sonaba. Menos mal que esta pobre gente no trabaja las noches de los viernes y sábados (espero)

Nos recibieron con una sonrisa, lo que agradecimos mucho tras las últimas leches que le habían dado a nuestro ánimo. Le advirtieron a nuestro protagonista que la cosa estaba mal, pero se quedaron el currículo tras la consabida explicación. Que consideráramos eso un triunfo os puede dar una idea de cómo nos sentimos en el resto de ocasiones, obviando el Diario Información.

¿Tan complicado es coger el currículo de alguien y decirle con una sonrisa que la cosa está mal?

Resumé de nuestro protagonista.

martes, 3 de julio de 2012

Rumorología en la red (mala praxis en Twitter)

Antes de internet ya existían los rumores. Que si la vecina del 5º se ha quedado embarazada del butanero y su marido no sabe nada. Que si la familia de Pepe el Corto se ha peleado por la herencia de la abuela. Que si el niño de la hermana de la prima del cuñado de la tía Catalina es homosersuá o cómo se diga.

Todo quedaba entre la gente a la que le llegaba el boca a boca, que podía alcanzar a pueblos enteros, pero no a ciudades. Ya sabéis eso que dicen que vivir en una ciudad te da más intimidad y que los pueblos son un nido de cotillas. Pues parece que eso ha dejado de ser cierto y que el ansia de chismorreo ha llegado a la red. Aunque eso no es lo peor.

Comenzando por el globo sonda que se lanzó el otro día en relación a la supuesta futura paternidad del tándem Piqué-Shakira (cosa que el padre de la cantante desmintió) y que se extendió por Twitter como si se tratara de una promoción de pastelillos gratis, podemos continuar con la última de la red social en cuestión.

Iniesta donará 300.000 € de la prima de la Eurocopa a los afectados por el incendio de Valencia. Bien, esta información es totalmente falsa: el jugador lo ha desmentido. ¿Que hubiera sido todo un gesto por parte del futbolista de Fuentealbilla? Sí, para qué negarlo. Pero no es cierto y llevo leyéndolo desde el lunes que saltó la "noticia".

Todo comenzó cuando un periodista deportivo "informó" del hecho desde su cuenta de Twitter. Hay que reconocer que para mover virales esta red social es la repera. El caso es que, después de haber leído en días anteriores que los jugadores de Italia pensaban donar su prima a los afectados por los terremotos ocurridos en el país italiano recientemente, era verosímil que Iniesta hiciera lo suyo con Valencia y su incendio.

La supuesta noticia corrió de cuenta en cuenta de Twitter, con elogios al jugador albaceteño y mensajes de "el fútbol no es tal malo, blabla" (que no lo es para nada) Iniesta fue trending topic con este asunto y los medios de comunicación no podían quedarse atrás con esta "noticia".

Aquí veo yo, en mi opinión, el gran error del asunto. No se puede evitar que el pueblo cotillee; al fin y al cabo, Twitter es la nueva plaza del pueblo donde los aldeanos (entre los que me incluyo) van a intercambiar rumores. El problema es que los medios de comunicación comienzan a tomar Twitter como una fuente totalmente fiable, cuando no lo es.

Cualquiera, y se ha demostrado varias veces, puede decir lo que quiera en la red, y los periodistas tomarlo en serio o no. Pero creo que no era tan difícil levantar el teléfono y contactar con Iniesta para confirmar o desmentir esta información que circulaba por Twitter. Parece que los medios no se dan cuenta de que en el momento en el que una información aparece en un medio deja de ser rumor para ser noticia, y que cuando una noticia se desmiente y ha aparecido en un medio, éste pierde toda credibilidad.

Creo que los periodistas debemos reflexionar sobre casos como éste para no caer en malas prácticas. Si no, sí que terminará siendo cierto que Twitter desplazará al periodismo, porque para noticias sin contrastar ya tenemos la famosa red de microblogging.

viernes, 15 de junio de 2012

Entradas que duran segundos

La semana pasada, Muse anunció las fechas de la gira de presentación de su nuevo álbum, que verá la luz en septiembre de este mismo año. España contaba tan sólo con un concierto en Madrid, y Portugal ni siquiera obtenía fecha en la lotería de días que la página web del grupo ofreció. También se anunciaba el día oficial de venta de entradas de forma general: el 14 de junio, sólo una semana después. Además, contaba con la peculiaridad de que era el mismo para todos los conciertos de la gira.

Llegó el 14 y la hora clave eran las 10.00h. Había nervios ante la pantalla del ordenador o en los puntos de venta oficiales, pero nadie se imaginaba lo que pasaría apenas 10 minutos después. No suelo utilizar la primera persona, pero creo que nada mejor que ello para describir lo de ayer. Llegamos a la cola de la taquilla del Fnac de Callao a las 9.20h, y aunque ya delante de nosotros habría unas 25 personas aproximadamente, teníamos mucha tranquilidad. Si ya las del Calderón las compramos un día después y aún así seguían quedando de pista, ¿cómo no íbamos a tenerla a escasos pasos de la taquilla, y a la hora de la venta oficial?

Pues no. Ni llegamos a la taquilla. Mis cálculos del Fnac de Callao se ajustan a que vendieron 10-15 entradas de pista, es decir, ni 10 minutos. Después, la dependienta anunciaba que sólo quedaban de grada y VIP, a 180€ cada gracia. Lo que siguió fue gente asustada y corriendo hacia el Corte Inglés de Preciados, donde tampoco quedaba absolutamente nada, provocando algún que otro llanto. Lo mismo pasaba en las páginas web de venta: colapsadas.

Ni siquiera eran las 11, ¿cómo era posible? Ni AC/DC en el Calderón ni Bruce Springsteen en el Bernabéu -cuyas entradas duraron 3 horas- lo hicieron tan rápido. Es cierto que el ser el único concierto en la península aceleraría la venta, pero aquello era demasiado. Tuve que llamar por teléfono por si alguien podía comprarlas por mí, puesto que sin Internet poco podía hacer ya. Finalmente conseguimos 2 entradas para la grada desde la web de El Corte Inglés, y aunque separadas entre sí, las tuvimos. Pero muchísima gente no tuvo tanta suerte.

EXPLICACIONES

La explicación posiblemente se encuentre en lo que pasó 2 días antes. A la preventa oficial de la página web del grupo se sumaron 2 preventas más ofrecidas por la promotora Live Nation y por la compañía telefónica Vodafone, siendo esta última exclusiva para sus clientes. ¿Cuántas entradas se vendieron en esas preventas? Nunca lo sabremos, pero que alguien que a las 10.03h comprara 2 para la pista -como se ha podido leer en algún foro- y tan solo quedaran 100 según la web, da una idea bastante aproximada de ello.

Es cuestionable la legalidad del hecho, puesto que según la legislación actual -Artículo 65-, "las empresas de toda clase de espectáculos públicos o actividades recreativas deberán despachar directamente al público cuando menos el 50 % de cada clase de localidades". En la legislación madrileña no se encuentra nada relativo a la venta de entradas, excepto la prohibición de la reventa. Puede que el vericueto consista en que las preventas formen parte del despacho directo de entradas, pero lo legal no siempre es ético.

También es vergonzoso que horas antes de que comenzara la venta oficial al público ya hubiese páginas de reventa ofreciendo localidades a precios escandalosos. Es tan sólo un ejemplo más de la pésima organización de la promotora en algo tan importante para muchos como la venta de entradas de eventos que llevan mucho tiempo esperando. Lo de la imagen de portada es sólo un ejemplo de la situación: miles de seguidores del grupo se quedaron sin entrada para que otros muchos hagan negocio aprovechándose de la coyuntura. Y esto no debería ser así.

domingo, 10 de junio de 2012

Rescate o debates nominativos

Tanto escuchar a los políticos hace que al final entiendas algo de lo que dicen, aunque no sea mucho. Tras la comparecencia de ayer de De Guindos y la rueda de prensa que Rajoy acaba de dar, saco las siguientes conclusiones:

Gracias a las reformas que se ha hecho (recortes, reforma financiera y laboral), España ha tenido la credibilidad suficiente para que Europa libere una línea de crédito para las entidades bancarias españolas, que se gestionará a través de la entidad pública FROB. Ese dinero deberían destinarlo los bancos a sanear las cuentas (es decir, tener liquidez) para dar préstamos a particulares y empresas, para que fluya el crédito. Pero Europa no condiciona este préstamo, y si el FROB no lo controla y el Ejecutivo no lo regula, ese dinero podría acabar, por qué no, siendo destinado a comprar deuda de otros países, a especular o a pagar indemnizaciones millonarias a directivos de bancos.

Que el FROB sea el encargado y responsable de esos 100.000 millones de euros que podrían llegar a España significa que, en definitiva, el Estado es el aval de las entidades bancarias, y a quien pedirán responsabilidades si las entidades bancarias no devuelven el dinero, por lo que SÍ que puede afectar al déficit este "préstamo sin condiciones".

Por último, este préstamo viene acompañado de una vigilancia intensiva sobre cada uno de los movimientos que España realice, sobre todo en materia de regular el déficit. Esta regulación nos la acaba de vender Rajoy que será sin aumentar impuestos ni recortar en los próximos presupuestos de septiembre.

Todo un logro que Rajoy haya presionado hasta que nos han concedido este maravilloso préstamo...

No sé por qué no me creo nada ya...

jueves, 31 de mayo de 2012

Necesitamos un rescate moral

Necesitamos un rescate, pero no económico. Me refiero a un rescate moral.

Españoles, es hora de admitirlo. Necesitamos un rescate moral que nos libre del bochorno continuo en que vivimos. Un bochorno inducido por quienes deberían dar ejemplo. Sí, conciudadanos, los trabajadores han hecho bien su tarea. No se ha derribado ningún edificio de los que han construido, los coches que ensamblan funcionan, la comida rápida que nos sirven colapsa nuestras arterias como se espera de ella. La parte de abajo de esa pirámide social no nos ha defraudado. Sin embargo, a medida que uno se aproxima a la cúspide puede percibir el insoportable hedor de la ineficacia, la hipocresía y la desfachatez con que ellos mismos la amparan. Es como subir en ascensor a un rascacielos: cuantos más pisos subes compartiendo espacio con 20 personas, más pedos se acumulan.

¿Cómo entender que mientras un enfermo de diálisis tiene que pagar el taxi que lo lleva a recibir su tratamiento, cualquier concejal de Castellón tenga a su disposición un coche oficial para acudir a la inauguración de un aeropuerto sin aviones?

¿Cómo admitir que la misma empresa que paga 14 millones de euros a uno de sus directivos responsables de haberla llevado a su hundimiento tenga la desvergüenza de deshauciar de su casa a una familia que no puede hacer frente al pago de su hipoteca? ¿Quién les explica que además les donaremos generosamente 23.000 millones de euros para que lo sigan haciendo?

¿Cómo conocer lo que ha pasado? ¿Cómo explicar a nuestros hijos que políticos corruptos consigan mayorías absolutas como un jugoso regalo de los propios ciudadanos a los que roban y siguen robando?

¿Cómo soportar que periodistas que consideraron que prohibir fumar en los bares era poco menos que el apocalipsis se muestren ahora tan dóciles y comprensivos con un Gobierno que se empeña en conseguir oxígeno de Bruselas a partir de los pulmones de sus ciudadanos? Eso si no los habéis vendido ya para hacer frente al copago.

¿Cómo entender que quien dice no poder dormir pensando en los jóvenes sin trabajo se despierte en Botswana con una cadera rota?

Sé que estáis sedientos de justicia, y así vais a seguir, porque ¿cómo quieren convencernos de que todos somos iguales ante la dama ciega si los señores que la imparten gozan de privilegios de sátrapa? ¿Cómo entender que quien se proclama católico y afirma que los católicos nunca se equivocan porque obedecen al Papa se niegue a explicarnos en qué ha gastado 18.000 euros de dinero público en Marbella? Ay, Justicia, que deberías ser el pilar de la democracia, nos has defraudado. Ya sólo podemos creer en las votaciones de Gran Hermano.

Cada uno es libre de rezar a los dioses que quiera, como dejo Conan el Bárbaro. Pero, dado que la ley de los hombres ha cerrado el caso, que se nos permita al menos exigirle explicaciones en el ámbito de la jurisdicción divina. Como católico practicante, estoy legitimado para alzar la voz y decir: ¡qué vergüenza ese lujo para un creyente! Es como si Jesucristo hubiera ido a Marbella por asuntos de trabajo y en vez de una borriquilla hubiera entrado montado en Imperioso.

Por todo esto, proclamo la necesidad inminente de un rescate moral, un rearme ético. Porque para salir de pobre sólo hace falta dinero, pero recuperar la decencia moral es mucho más difícil. Y os pondré un ejemplo...

Este grandísimo discurso no es obra mía, por supuesto, sino del siempre fantástico y ácido Gran Wyoming, que anoche en El Intermedio nos hacía ver que nuestro problema no es tanto económico como moral y que, por mucho rescate económico que nos brinden, si no reformamos nuestra moral, todo esto volverá a suceder.

Podéis ver el discurso con el ejemplo final aquí.

Salida de emergencia: volver al aula

Miles de jóvenes que han querido incorporarse al mundo laboral retoman sus estudios como alternativa a continuar en el paro

Carlos Ibarra es un joven ilicitano de 24 años y forma parte de esos miles de jóvenes - un 48,61% del total, según los datos del paro de abril - que quieren un empleo, pero no lo encuentran. Él, como muchos otros jóvenes, ha elegido retomar los estudios en busca de ese Dorado que promete la ampliación de formación de cara a incorporarse al mundo laboral.
Según el INE, los alumnos de grado y de máster aumentaron el pasado año un 36% y un 29,5%, respectivamente. Los estudios son la salida al tedio de no hacer nada para miles de jóvenes - y no tan jóvenes - que no ven salida a su situación, y que prefieren aumentar sus conocimientos, titulaciones y posibilidades mediante la ampliación de sus estudios que estar todo el día en casa sin hacer nada.
Es el caso de Carlos, que actualmente se prepara para realizar la prueba para acceder a un grado superior. Es la única alternativa que le queda, aunque él mismo confiesa que no lo hace por gusto: “Lo hago porque no tengo más remedio”, afirma resignado.
No quiere estudiar, pero lleva mucho tiempo buscando trabajo y no encuentra nada. Después de las prácticas que hizo cuando terminó los dos ciclos formativos de grado medio que ya tiene, Comercio y Auxiliar de Enfermería, sólo ha tenido un trabajo: “Duró 5 días y al terminar, me echaron a la calle. Lo conseguí gracias a mi hermano”.

LA CULTURA DEL ENFUCHE 
Carlos destaca que las “recomendaciones” siguen siendo muy habituales en el mundo laboral, muy a su pesar: “Casi todos los que conozco que están trabajando es porque su familia tiene una empresa y los pueden colocar, o porque conocen gente. Se cultiva la cultura del enchufe, y siempre será así”.
Carlos también se lamenta de que los empresarios no den oportunidades a los jóvenes, ya que siempre buscan gente con experiencia y “una persona que acaba de estudiar o que termina una carrera es difícil que tenga experiencia, y por lo tanto no lo van a contratar”. El joven está convencido de que ese es uno de los grandes problemas que hay que solucionar para que baje el paro juvenil tan alto - casi la mitad de la población joven - que existe en España. Carlos añade que no pueden pretender solucionar el paro mientras toman medidas como aumentar la edad de jubilación: “Se ha alargado la edad de jubilación, y si la gente mayor no se jubila, los jóvenes no pueden acceder a sus puestos”.

LA INUTILIDAD DEL SISTEMA
Carlos consta en el recuento de parados porque está inscrito en el paro, pero afirma que es un trámite que no le ha servido de nada para encontrar trabajo: “Me apunté hace ya bastantes años, cuando hice el primer ciclo. Simplemente fue un trámite, lo que hacían era ofertarme cursos para desempleados. Es poco útil. De hecho, ya me lo dijeron: ‘En el paro no te van a buscar trabajo’”.
No es lo único que el joven ilicitano ha intentado hacer para encontrar trabajo. Como muchos otros jóvenes y parados en general, Carlos ha repartido su currículo por todos los lugares posibles: “Iba a todas partes, echaba currículos donde me decían, si me enteraba de alguna noticia en el periódico o en la radio iba al sitio a dejar el currículo, hablaba con la gente y esperaba a que me llamasen”. Pero esas llamadas no solían llegar casi nunca: “Me han llamado alguna vez para alguna entrevista, pero no me han vuelto a llamar. Cuando abrieron en Elche el Hospital del Vinalopó, pasé varias pruebas y al final no me cogieron, aunque me quedé a las puertas”.

LA FIEBRE DEL TÍTULO
Este panorama es en el que se encuentran miles de jóvenes en toda España, que no pueden salir del nido de su casa y que son presionados por sus padres en muchas ocasiones para que continúen estudiando.
Los padres de Carlos han sido los que han animado al joven a que haga un ciclo formativo superior, pese a que a él no le agradaba la idea: “Pienso que algunos padres sufren de titulitis. A mí me han dicho, y no sólo mis padres: ‘Tú no pares de formarte, porque cuantos más títulos tengas para trabajar, mejor, tendrás más posibilidades’. Eso no se cumple. Pocos de los que han estudiado conmigo, y de los que conozco en general, están trabajando”. Puede palparse la desilusión del joven en sus palabras, copia de la desesperanza que cunde entre gran parte de la juventud española. 
Aún así, la mayoría de jóvenes aprovecha el parón entre que dejan de estudiar hasta que se incorporan al mundo laboral para aumentar sus competencias en idiomas u otras habilidades. Carlos no es la excepción: “He hecho varios cursillos, que valen para seguir formándote. Y el tema del inglés me lo había planteado, pero no he visto nada todavía”.
Como muchos, Carlos no entiende el objetivo de tanta formación, ya que la competencia en el mundo laboral es brutal y es complicado ser el mejor: “Siempre dicen: ‘Tienes que seguir formándote, porque podrás acceder a un mejor trabajo’, y luego acabas repartiendo pizzas”. En ocasiones, ni eso.

RECORTES EN EDUCACIÓN
Muchos jóvenes que huyen de la crisis y el paro retornando a las aulas se encontrarán de nuevo con la crisis en primera persona. Los recortes en educación son una realidad: afectarán al sistema de becas y disminuirán los beneficiarios. Las matrículas universitarias aumentarán hasta 560 euros por año y los ciclos de formación superior dejarán de ser gratuitos y costarán 360 euros. 
Por un lado se anima a los jóvenes a que se formen y por el otro se restringe el acceso a la educación: “Veo bien que nos pidan que nos formemos, pero a lo mejor luego hay gente que no puede pagarse los estudios y no puede hacer aquello que le gusta”, opina Carlos. Al preguntarle sobre qué pasaría si se viera obligado a trabajar para pagarse los estudios, contesta: “Creo que en mi situación no podría. Y como yo, seguro que habrá muchísimos que no pueden”.

PERSPECTIVAS DE FUTURO
Se dice que la actual generación de jóvenes será la más formada de la historia de España, pero parece que esto no repercutirá en el país del modo que debería, ya que muchos jóvenes optan por marcharse al extranjero en lo que ya se ha calificado como fuga de cerebros. “La gente se está formando demasiado porque si las cosas luego no van bien aquí, pueden buscarse la vida en otro país. En esos países suelen pedir gente con titulación”. Carlos habla sobre salir al extranjero como muchos otros jóvenes. El dinero que el  Estado ha invertido en la educación de esos jóvenes se pierde o sus frutos y beneficios van a parar a otros países. “De momento, sólo he buscado en la Comunidad Valenciana, no he pensado irme más lejos”, cuenta Carlos cuando se le pregunta si ha pensado en emigrar. “En cuanto al extranjero, he estado informándome para saber si podría irme como voluntario a cualquier país europeo, porque eso sí que me interesa. Aunque no paguen, cubren los gastos de manutención. Si me planteara ya quedarme en uno de esos países, buscaría algo por allí y si me va bien, me quedaría, ¿por qué no?”. Pocos jóvenes descartan la emigración en la  situación actual.
Pese a que el estudio no es su pasión, Carlos no descarta entrar en la universidad si esta situación se prolonga después de que acabe el ciclo de grado superior de Laboratorio que quiere cursar: “Me lo tendría que pensar bastante. Si estuviera en una situación como en la que me veo ahora mismo, me lo plantearía, porque, como ya no tendría que pasar Selectividad, lo tendría fácil para entrar. Sería pensármelo. Cuatro años más no se notan”. Y se ríe. Está claro que el humor es más necesario que nunca en estos momentos.

lunes, 7 de mayo de 2012

Un ilicitano en Houston


Fran Mateu, director de Historia Muerta, ganador del Remi Award Especial
del Jurado del Festival de Cine WorldFest de Houston.

El joven ilicitano Fran Mateu es el director de Historia Muerta, un cortometraje de bajo presupuesto, pero gran calidad, que se rodó en 2010. Dos años después, tras pasar por diversos festivales y ganar varios premios, le ha sido otorgado el galardón Remi Award Especial del Jurado del Festival de Cine WorldFest de Houston. Hablamos con el cineasta sobre esta historia de terror gótico, sus logros y sus próximos proyectos.

Pregunta: Uno de los primeros premios que ganaste con Historia Muerta fue el Premio Ciutat d’Elx a la mejor producción local, y el último ha sido el Remi Award Especial del Jurado del Festival de Cine Worldfest de Houston. ¿Qué otros reconocimientos ha tenido el corto? ¿En qué festivales ha participado?
Respuesta: Además de esos dos premios, de los que nos sentimos muy orgullosos, también ganamos el premio del público “Alicante Fantástika” en el Festival de Cine de Terror de Alicante “Navidades Sangrientas”. El cortometraje también ha sido proyectado en sitios dentro de España como la Semana Gótica de Madrid, la Muestra de Cine Fantástico de Toledo, el European Art Tour, Cortópolis, o el Festival Internacional de Cine Independiente de Elche. Cuando subtitulamos el corto en inglés empezamos a enviarlo fuera del país, y últimamente lo que más estamos teniendo son selecciones extranjeras como el Ca' Foscari Short Film Festival de Venecia, el 1000 Gritos de Argentina, varios festivales de México, el Crypticon Seattle Film Festival de Washington, el Loch Ness Film Festival de Escocia o el Lume Festival de Brasil.

P¿Cómo te sientes al haber conseguido el mismo reconocimiento que consiguieron en sus inicios grandes como David Lynch o George Lucas?
R: Al principio no nos lo creíamos. Cuando recibimos el comunicado del WorldFest de Houston lo tuvimos que leer varias veces porque yo personalmente no daba crédito. Historia Muerta es un corto muy modesto hecho con muy pocos recursos, y no pensábamos que saltara el charco de esta manera, regresando con ese galardón. Se han presentado más de 4.500 cortos de todo el mundo, por lo que el hecho de estar dentro de ese 12% de trabajos seleccionados para nosotros era ya un honor. Pero ganar ese reconocimiento ha sido todo un estímulo para seguir en el cine. A nivel profesional han sido varios chutes de adrenalina seguidos.

P: Historia Muerta no es tu primer trabajo. ¿Qué otros proyectos has dirigido?
R: Antes de Historia Muerta me dedicaba a estudiar publicidad y cine. En ese período lo que hice fueron ejercicios de rodaje que me pedían en la escuela. El formato final tenía forma de cortometraje, pero no teníamos que tratarlos como tal, pues nos pedían pautas a seguir. Es como la persona que quiere ser futbolista y ha de practicar cada día haciendo lo que le diga el entrenador. Historia Muerta ha sido mi primer partido, aunque aún tengo que seguir practicando mucho.

P: Historia Muerta es un corto de terror gótico. ¿De dónde surge la idea? ¿Qué influencias tiene la historia?
R: La idea la tuvimos Jesús Díaz y yo, y era hacer una crítica social comparando dos épocas, básicamente. El corto contiene momentos más cercanos al terror, o a la violencia más o menos explícita, pero lo que contamos realmente es una historia bizarra de amor. Como crítica social que es, la historia de por sí es una suma constante de influencias, tanto del cine, como de la literatura, la música, los videojuegos o la pintura.


De izda. a dcha.:
Jesús Díaz (director de arte y maquillaje de Historia Muerta y Operasiones Espesiales),
Paco Soto (director de Operasiones Espesiales y productor de Historia Muerta)
y Fran Mateu (director y guionista de Historia Muerta)

P: Se rodó en un tiempo récord. ¿Cómo fue esto posible? ¿Cómo financiasteis los gastos?
R: Ese tiempo record fue posible a todo el empeño que puso el numeroso equipo durante el rodaje y a la ardua tarea de preproducción, donde cabe destacar nombres como el de Anabel Mateu, Jesús Díaz o Paco Soto. Respecto a la financiación, intentamos minimizar todo lo posible consiguiendo colaboraciones. Por ejemplo, Alegría de las Fiestas colaboró con gran parte del vestuario, el Taller de Imagen de la UA con material de iluminación, etc. Al margen de esto, el dinero fue todo capital propio, no recurrí a ninguna subvención por la precaria situación en la que se encuentran.

P: Historia Muerta cuenta con una gran anécdota ocurrida en el Ciruelo Freak Cinema de Madrid que salió en muchos medios. ¿Qué ocurrió? ¿Significa que Historia Muerta no es un corto hecho para todos los estómagos?
R: En el Bar Chaíz, donde se celebra quincenalmente este evento, uno de los espectadores se desmayó ante la que se considera la escena de mayor impacto visual del corto. Con el desmayo, el golpe contra el suelo hizo que el espectador perdiera dos piezas dentales, y tuvieron que llamar al Samur y cancelar la proyección. En general, el corto lo considero hecho para cualquier estómago, no me parece un trabajo donde haya que advertir una violencia preocupantemente explícita ni nada por el estilo. Lo que sucede es que a veces el público puede ser susceptible y reaccionar de la manera menos esperada, pero suelen ser casos aislados, como éste que comentas.

P: ¿Existe alguna anécdota, además de la anterior, relacionada con el rodaje del corto o su exhibición?
R: De este tipo, en el estreno del corto en Elche hubo algunas personas que se salieron de la sala porque se marearon, pero no llegó a nada aún más grave. El rodaje sí que fue una anécdota tras otra, ya que duró tres días y tres noches seguidas, con muy pocas horas de descanso, y hubo algún que otro momento de delirio.

P: Paco Soto colaboró en Historia Muerta. Ahora tú eres el co-director de Operasiones Espesiales¿Cómo nace esa colaboración?
R: Nace precisamente con Historia Muerta. Cuando Paco rodó sus cortos Tonico el Munisipal y Carta a Mamá aún no nos conocíamos. Desde Historia Muerta, varias personas del equipo técnico y artístico hemos creado vínculos que han dado lugar a que nazcan este tipo de colaboraciones. Paco Soto es un gran profesional y ante todo una gran persona. Se lleva bien con todo el mundo, por lo que ya tiene que ser alguien muy hijo de puta para llegar a tener problemas con él.

P: ¿Qué otros proyectos tienes sobre la mesa?
R: La co-dirección del largometraje de Paco Soto Operasiones Espesiales, un proyecto que aún no podemos hacer público que está coordinado por Miguel Herrero Herrero, director del Festival Internacional de Cine de Sax, y mi próximo cortometraje, que estoy preparando paralelamente con Jesús Díaz, director de arte y maquillaje de Historia Muerta, que se rodará también bajo la firma Sotofilms a finales de este año.


lunes, 16 de abril de 2012

Contar historias de paz

Con la entrevista a Maribel Hernández terminamos la primera tanda de entrevistas en ceropatos, dedicadas a las diferentes trayectorias de varios periodistas. ¿Y quién es Maribel Hernández?, te preguntarás. 
Maribel tiene 30 años y es ilicitana. Comenzó a estudiar Publicidad y RRPP hasta que se dio cuenta de que eso no era lo suyo, y que su pasión era contar historias, por lo que, gracias a beca, consiguió estudiar en la CEU de Elche, la única universidad de la provincia en la que, en aquel entonces, podía cursarse Periodismo. No sólo lo suyo era contar historias, sino que además tenían que ser historias de paz, cosa que aprendió en un postgrado que realizó en Barcelona. Ha colaborado en medios como Periodismo Humano dando voz a aquellos que no la tienen y, además, ahora se dedica a compartir sus conocimientos con los estudiantes de la UMH.

Pregunta: ¿Dónde te formaste? ¿Consideras importante lo aprendido en la universidad para el desempeño de tu trabajo, o realmente lo aprendiste todo trabajando? 
Respuesta: Estudié Periodismo en el campus de Elche de la Universidad Cardenal Herrera-CEU, fui la primera promoción en la ciudad, lo cual tiene sus ventajas y sus inconvenientes, tanto en lo que respecta a la formación académica como a la práctica. En mi caso, tuve la suerte de estudiar becada durante toda la carrera y de hacer prácticas desde primero. Antes de acabar ya estaba trabajando contratada en el diario Información de Elche por lo que fui combinando ambos mundos, más alguna pequeña incursión en el terreno de la investigación. 
Respecto a la segunda cuestión, yo soy una defensora acérrima del paso por la Universidad. Es cierto que el periodismo tiene una dimensión importante de oficio, de carácter técnica, pero no hay que perder de vista que trabajamos con información, somos los responsables de hacer entender al resto de personas lo que pasa en el mundo, desde lo local a lo internacional, y eso entraña una gran responsabilidad. El periodista, en mi opinión, tiene que tener, como se dice coloquialmente, “la cabeza bien amueblada”, una formación de base sólida, humanística y, a ser posible, especializada en aquellas áreas que sean de su interés. La Universidad nos enseña a pensar, a ser críticos, disciplinados en nuestro trabajo e, incluso, diría yo, nos ayuda a conocernos mejor. El periodista tiene que ser curioso por naturaleza y no se me ocurre un lugar mejor para saciar esa curiosidad, para aprender, para entender qué es esto de la comunicación que la Universidad. Creo que es el mejor espacio para comenzar a forjar nuestro propio perfil, nos permite experimentar, aprender. Si todo lo tuviéramos que aprender trabajando seríamos unos profesionales mucho más limitados, casi clónicos. 

P: Mientras estudiaste en la universidad, ¿combinaste la carrera con la participación en medios de comunicación, aunque fuera sin cobrar? ¿Cuándo aportó esto a tu formación? 
R: Sí, de hecho ya antes de comenzar a estudiar, cuando era estudiante de Secundaria hice mis primeros pinitos. Lo mío era totalmente vocacional, siempre lo tuve muy claro. Creamos una revista juvenil en la parroquia el barrio, todavía lo recuerdo, Brotes se llamaba, y ahí escribí mi primer reportaje, sobre explotación infantil. Luego, el último año del instituto realicé el curso de la Asociación de la Prensa de Alicante, Periodistas 2000, donde hicimos prácticas en radio y creamos también un periódico. Ésa fue mi primera entrevista de verdad. ¡Lo recuerdo perfectamente! Y antes de entrar en Periodismo, mientras cursé primero de Publicidad y Relaciones Públicas, dirigí un programa de radio semanal sobre la vida en la cárcel en Cope Alicante. Tenía 18 años y una voz de niña todavía más marcada que la que tengo ahora ;) Fue una experiencia maravillosa, el gusanillo en el estómago, el directo, recibir el feedback de oyentes y de los propios presos… Recuerdo especialmente la emoción del día que trasladamos el estudio a Fontcalent e hicimos el programa desde dentro de la prisión. Aprendí muchísimo. 
Todo esto que hice antes de estudiar Periodismo fue gratis, pero en ningún momento pensé en el aspecto económico, era una adolescente. Simplemente lo disfruté y aprendí. 
Luego, durante la carrera, pude hacer prácticas desde el primer año, y todas, siempre, fueron remuneradas. Fundamentalmente, en mis años de estudiante trabajé puntualmente para Tarsa, en gabinetes de prensa de congresos, del Festival Medieval de Elche y del Festival de Cine. Aprendí mucho sobre el trabajo desde el otro lado, la comunicación empresarial que, en los contenidos de la carrera, por aquel entonces, todavía no estaba muy desarrollada. Por otra parte, en el último curso trabajé como redactora en el diario Información, también contratada. Durante aproximadamente un año fui corresponsal para este diario en Santa Pola y trabajé los fines de semana para la edición local. Así que tuve la suerte de complementar en todo momento la formación teórica con la práctica profesional. En ese sentido, sí creo que al licenciarme tenía una buena preparación y, al menos a nivel local, ya sabía más o menos, cómo funcionaba este mundo. 

P: ¿En qué otras actividades, herramientas o habilidades te interesaste mientras estudiabas y luego te han servido en tu trabajo? (Redes sociales, idiomas, protocolo, diseño...) 
R: Siempre me han gustado los idiomas. Desde bien pequeña estudié inglés, cuando empecé la carrera ya había acabado la Escuela de Idiomas. Durante la carrera he estudiado francés, aprendí italiano mientras estuve de Erasmus en Milán, y comencé a estudiar árabe, lengua que he retomado ahora. Los idiomas nos abren el mundo, amplían nuestras posibilidades de comunicarnos, y en una profesión cuyo eje central es ése, cuantos más idiomas hables, mayor potencial. Es un gustazo cuando puedes entrevistar a alguien al otro lado del Atlántico, en su propia lengua. Saber idiomas elimina barreras y, en un contexto de dificultad, como el que ahora tenemos, cuantas más fortalezas –en términos de habilidades- vayas acumulando, mejor. 
El tema de las redes sociales y la web lo he aprendido tras licenciarme. Recuerdo que cuando volví de Erasmus, en 2004, mis compañeros habían tenido una asignatura llamada Periodismo Digital, y el profesor les había hecho abrirse un blog. En aquel entonces lo de la red 2.0 todavía sonaba a chino… yo lo aprendería después, movida también por esa curiosidad que te obliga a estar al día. En parte, la suerte es esa, que uno mismo puede ir experimentando y aprendiendo por su cuenta. 
Luego, podría destacar también el voluntariado. Desde segundo de carrera soy activista de Amnistía Internacional en Elche, donde he gestionado todo el tema de medios de comunicación. Es un trabajo de voluntaria, pero asimilable al de cualquier responsable de comunicación de una ONG a una escala local. En esto, fue de gran utilidad lo que iba aprendiendo en las prácticas que hacía con Tarsa, preparar comunicados, organizar ruedas de prensa, seguimiento de medios, etc. 

P: Al salir de la facultad, ¿qué panorama encontraste? ¿Era lo que esperabas al entrar en la carrera, o tus expectativas fueron diferentes a la realidad?¿Te fue fácil encontrar trabajo? ¿Hiciste prácticas? ¿Fueron remuneradas, o pagaste por trabajar? 
R: Cuando salí de la facultad ya trabajaba de periodista en Información, por lo que no experimenté un cambio importante en ese sentido. Simplemente, seguí trabajando. Trabajaba de lunes a domingo, con fines de semana de más de diez horas al día. Era agotador y descubrí que la rutina de la información local no era lo que yo buscaba. Fue la época en la que, paradójicamente, menos leí fuera del trabajo, y luego, veía que mis compañeros en la redacción, diez, quince, veinte años después, seguían haciendo lo mismo. Lo tuve claro: “éste no es mi sitio”. Yo quería ver mundo, seguir aprendiendo, mi pasión ha sido siempre lo social así que opté por la formación de posgrado. 

P: ¿Cómo conseguiste tu primer trabajo? ¿Algún consejo para aquellos que comienzan ahora a buscar? 
R: El primer trabajo lo conseguí a partir de las prácticas. En primero de carrera seleccionaron a un pequeño grupo para formar parte del gabinete de comunicación de un congreso, allí conocí a la gente de Tarsa, a José Vicente Castaño y Olga Pozo. Ese verano me llamaron para trabajar con ellos en el Festival de Cine de Elche, y a partir de ahí, fui enlazando festivaleshasta que llegué al diario Información. 
Mi caso y el de mis compañeros de promoción fue peculiar. Fuimos, en cierto sentido, afortunados. Al acabar la carrera todos estábamos trabajando en medios.En parte, porque éramos la primera promoción que se licenciaba en la provincia y la crisis, en 2005, todavía no había hecho mella en las redacciones, es más, nacían nuevos medios, había más oportunidades y fuimos los primeros en estar ahí. Ahora, el escenario es otro. Si fuera a licenciarme apostaría por lo digital, trataría de ir definiéndome, creando mi propia imagen de marca a través de Internet. Puede sonar a tópico pero creo que eso es una de las cosas que marca la diferencia entre los nuevos licenciados, aquellos que, al salir de la Universidad, ya tienen un espacio en el que demuestran lo que hacen. Es complicado buscar trabajo a la vieja usanza, los tiempos han cambiado. Mi consejo es que aprovechen los años de formación para aprender, formarse, viajar, experimentar. Que sean curiosos, inquietos, que lean hasta la saciedad y siempre que sea posible, que vayan combinando formación y experiencia. Para mí, la especialización es importante, tenemos que diferenciarnos. Y sobre todo, intentar hacer aquello que nos apasione. 

P: Te marchaste a Francia a estudiar francés. ¿Consideras importante tu experiencia en el extranjero para tu desarrollo como periodista? 
R: Cuando me dieron la beca para estudiar en Francia fue cuando decidí abandonar el periódico. Podemos decir que ese momento marcó un antes y un después. Por un lado, cumplí el sueño que siempre había tenido de estudiar en la Sorbona y vivir en París, aunque sólo fuera durante un mes y medio; por otro, me sentí, por primera vez, libre, dueña de mi destino. Y fue en París donde decidí que mi siguiente paso sería Barcelona y la formación de posgrado. 

P: ¿Cómo cambió tu forma de ver el mundo como periodista el postgrado en Cultura de Paz que realizaste en Barcelona? 
R: El posgrado en Cultura de Paz de la Autónoma fue el inicio de un camino. Aunque el programa no era específicamente sobre comunicación, sino sobre conflicto y construcción de paz, ahí adquirí las bases de lo que ha sido mi trayectoria a partir de ese momento. Descubrí que una de las teorías planteadas por el fundador de los Estudios de Paz, Johan Galtung, era el Periodismo de Paz, una propuesta que trata de mejorar la cobertura de los conflictos en los medios, cambiar el paradigma, tan enfocado sobre la violencia, para ir avanzando hacia una cultura de paz. ¡Era lo que andaba buscando! A nivel personal, el paso por la Escola de Pau fue una experiencia tremendamente enriquecedora, yo creo que, en cierto sentido, transforma a todo aquel que pasa por allí. Aprendes a mirar el mundo con otros ojos, a ir más allá de la superficie. A partir de ese momento mi trayectoria como periodista se vinculó al mundo de la investigación para la paz, por eso comencé estudios de doctorado, ya en Alicante y, aunque con alguna incursión en el terreno profesional, es a lo que me he dedicado primordialmente hasta este momento. 

P: Ahora trabajas como profesora en la UMH. ¿Te veías como docente al comenzar la carrera? ¿Qué destacarías de esta nueva experiencia? 
R: En absoluto. Yo estudié periodismo porque lo que quería era contar historias. Y, en parte, ése sigue siendo uno de mis objetivos al que no pienso renunciar jamás. Viajar, conocer y escribir. Todo lo entiendo cómo el mejor camino para formarme, pero sin perder de vista ese objetivo inicial de promover el cambio, contribuir a que este mundo sea un lugar un poco mejor. Ahora tengo la oportunidad de aportar mi pequeño granito de arena en el área de la docencia. Es cierto que no lo esperaba, pero me ha sorprendido. Me gusta compartir con los estudiantes esta pasión por el periodismo, acompañarlos en su proceso de aprendizaje, ayudarles a convertirse en buenos profesionales. Creo firmemente en la máxima de Kapuscinski de que para ser un buen periodista hay que ser una buena persona. Me estoy encontrado con chicos y chicas que viven esto con auténtica pasión y eso refuerza también la mía. Me vuelve a conectar con lo esencial, con la periodista que soy. La docencia ha sido un regalo fantástico pues, en ocasiones, la vida del investigador académico es muy solitaria, mucho papel y ordenador. Haber comenzado a dar clases en la UMH también es muy positivo por otras razones. He encontrado un equipo humano muy motivado, compañeros y compañeras con muchas ganas de hacer cosas, de trabajar juntos y, además, de disfrutarlo, cosa que no pasa en todas las universidades. Y eso, inevitablemente, repercute luego sobre los alumnos. A veces uno idealiza lo grande, Madrid, Barcelona… Es cierto que Elche es una ciudad mucho más modesta, que la carrera tiene menos recorrido, pero no tiene nada que envidiarle a ningún otro lugar. Al contrario, hay que saber aprovechar las ventajas que ofrece cada lugar. Para contar una buena historia no hace falta vivir en una gran capital. 

P: Has colaborado en Periodismo Humano. ¿Te parece que es un nuevo modelo de periodismo que podrían adoptar otros medios, tanto emergentes como ya consolidados? 
R: La salida a escena y el éxito que, en cuanto a contenido, ha cosechado Periodismo Humano demuestra una cosa: que hay muchos periodistas con ganas de contar historias que no suelen tener cabida en los medios tradicionales. Lo que me gustaría que adoptaran otros medios es el cambio en el modelo de agenda. Otros aspecto, más complejo, que todavía está por verse, es el del modelo de negocio. ¿Cómo hacemos que estos nuevos medios sin ánimo de lucro sean sostenibles? Todavía no está muy claro. Y si reclamamos dignidad en las historias que se nos cuenten, también debemos reclamar dignidad en las condiciones de trabajo. 

P: ¿Qué piensas sobre la avalancha de medios que cierran sus puertas o realizan EREs en sus plantillas de trabajadores? ¿Crees que nos encaminamos hacia un mundo donde el periodista ya no hace falta, o que simplemente es una transformación del modelo en el cual el periodista seguirá siendo necesario? 
R: El periodista es hoy más necesario que nunca precisamente porque el mundo es un lugar más complejo e interconectado. El propio sistema lo hace así, que yo pueda estar ahora escribiendo esto en un determinado ordenador me conecta con toda la cadena productiva que ha hecho posible que este ordenador esté aquí sobre mi mesa, igual sucede con los teléfonos móviles, con la tecnología, con lo que comemos… con todo. Necesitamos periodistas que nos expliquen el mundo para que podamos ser ciudadanos críticos e informados. El periodista es importante y que éste tenga una buena formación es esencial. Necesitamos a los periodistas para poder procesar la cantidad ingente de información que circula hoy en la red. El modelo se está transformando y los profesionales estamos buscando nuestro nuevo lugar en él. El hecho de la crisis económica y financiera haya afectado de la manera en que lo está haciendo a los medios de comunicación pone de manifiesto el estrecho vínculo estructural de los medios con el sistema, con todo el engranaje que ahora se tambalea. Por suerte, el periodismo es otra cosa y sobrevivirá, espero que siempre, porque responde a esa necesidad de comprender el entorno. En el momento en que, como personas, dejemos de sentir esa curiosidad, la necesidad de saber qué sucede y por qué sucede así, entonces apaga y vámonos, el Mundo Feliz de Huxley. No hay que perder nunca el espíritu crítico, la capacidad de hacerse preguntas. Para eso estamos los periodistas. 

P: ¿Tienes algún nuevo proyecto en mente o sobre la mesa? ¿Alguna vez has pensado en emprender? 
R: Siempre hay proyectos en mente… se me ocurren ideas para hacer cosas constantemente, ¡soy demasiado inquieta! Pero sobre la mesa, lo principal ahora mismo, es acabar este año la tesis doctoral, y después ya veremos las puertas que se abren o las que me tenga que inventar. He pensado mucho en emprender, sí, pero proyectos sociales, en la línea de la comunicación para la paz… todo se andará. Durante estos años he tenido la suerte de viajar a Israel, Palestina, a Ruanda, conocer jóvenes periodistas de allí y de otros países, involucrados en proyectos muy interesantes, y la verdad es que tengo muchas ganas de poder dedicar algo de mi tiempo a trabajar en algo en común con ellos. Investigación y acción en comunicación para la paz, ése es mi proyecto de futuro. 

P: ¿Piensas que la profesión se precariza? ¿Es el periodismo freelance lo que nos espera a los que ahora estudiamos Periodismo? ¿Eso a quién beneficiará? 
R: Lo que se precariza son las condiciones de trabajo, y tal y como está ahora mismo el país, o la tendencia para parece seguir, a los jóvenes se nos precariza el futuro. Lo veo en colegas muy valiosos y valiosas que han perdido el trabajo y no acaban de ubicarse, en los que se ven obligados a marcharse fuera del país… Lo que me gustaría es que los jóvenes pudiéramos tener la oportunidad de elegir. Quien quiera elegir centrar su vida en el pago de una hipoteca desde los veintipocos, casarse, formar una familia y tener la vida resuelta a los treinta años, que pueda hacerlo; que quien quiera elegir formarse, estudiar, tener experiencias en otros países, probar distintas cosas, pueda hacerlo; quien desee buscarse la vida por su cuenta, emprender, ser autónomo, que pueda hacerlo… Que esta crisis, sea cual sea nuestra decisión u opción de vida, no nos limite la posibilidad de elegirla. Y eso es lo que está pasando, en parte, porque se había montado todo sobre un modelo que antes o después, iba a venirse abajo. Particularmente, me preocupa mucho el desmantelamiento del Estado del Bienestar, y lo digo como persona que procede de un barrio obrero, de una familia de trabajadores muy modesta, que ha tenido la oportunidad de estudiar y de ser aquello que soñó ser desde pequeña gracias a eso y no a la posición social o económica de la familia. 
No conozco con profundidad el periodismo freelance como para poder saber si eso es lo que les espera a los estudiantes de Periodismo de hoy. No lo sé. Desde luego, resuena mucho más como opción que cuando yo salí de la universidad, pero en parte es por eso, porque el sistema se está desmontando. Si uno consigue la suficiente independencia económica como freelance, a mí me parece un camino estupendo, sobre todo para aquellos que tengan claro en qué se quieren especializar. Dedicarse a escribir sobre los temas que te apasionan y vivir de ello me parece el sueño de cualquiera. Creo que te da una libertad interesante que no tienes cuando trabajas bajo las directrices de un medio. Pero como digo, todo esto está por verse. Y, por lo que sé, no es tan bonito como parece. A quien debe beneficiar el modelo freelance es al periodista que elige ejercer así, y no a la empresa, que se ahorra los costes en plantilla, seguros, etc. Lo segundo, es perverso e incide en el proceso de precarización. Además, todavía no tenemos unas estructuras u organizaciones profesionales lo suficientemente sólidas como para defender los intereses del profesional con capacidad coercitiva real.

Puedes encontrar a Maribel Hernández en Twitter (@laperio) y en su blog, "El almario".

viernes, 13 de abril de 2012

La ruta alternativa

Continuando con la serie de entrevistas a profesionales de la comunicación, en esta ocasión contamos con Enric Sánchez, conocido sobre todo por su participación en el despertador de Europa FM Levántate y Cárdenas. Pero no es el único proyecto en el que el periodista ha estado implicado, ya que ahora mismo está inmerso en Hey, Bcn!, una agencia de comunicación creativa. Hacemos un repaso a su carrera y formación.

Pregunta: ¿Dónde te formaste y en qué? 
Respuesta: Yo hice el proceso al revés de como se suele hacer. Primero trabajé y luego estudié (mientras seguía trabajando) En mi opinión, y para lo que ha sido mi profesión durante 10 años, las escuelas más valiosas que existen son las emisoras municipales. Allí aprendí mucho más que después en la universidad. También hay que tener muchas ganas, implicarte en todo e invertir muchísimas horas, pero tener la posibilidad de hacer antena, producción, guión, reportajes, etc. es algo que yo me tomé como un máster gratis. Y me encantaba. Mientras mis amigos salían o jugaban a fútbol, yo estaba en la radio de mi pueblo. 

P: ¿Consideras importante lo aprendido para el desempeño de tu trabajo, o realmente lo aprendiste todo trabajando? 
R: Como he dicho, mi proceso fue al revés y siento que lo aprendí todo trabajando. Soy poco partidario de las carreras actuales porque ponen a todo el mundo en un mismo nivel (bastante bajo) y enseñan lo básico. Yo empecé la carrera porque era una asignatura pendiente que tenía y quería saber si me había perdido muchos conceptos teóricos. Hice periodismo y fue una decepción total. Muchas de las cosas que enseñaban eran irreales y muy diferentes al día a día en un medio de comunicación. Se mueven sobre el ideal y te enseñan sólo la cara bonita, pero un trabajo actual de periodismo, si tienes la suerte de encontrarlo, no se parece en nada. 

P: Mientras estudiaste, ¿lo combinaste con la participación en medios de comunicación, aunque fuera sin cobrar? ¿Cuándo aportó esto a tu formación? 
R: Mientras estudiaba la carrera, ya trabajaba en la radio (cobrando). Pero como he comentado antes, estuve varios años colaborando en emisoras municipales o locales y para mí fue la mejor escuela (y gratis). 

P: ¿En qué otras actividades, herramientas o habilidades te interesaste mientras estudiabas y luego te han servido en tu trabajo? (Redes sociales, idiomas, protocolo, diseño...) 
R: Yo siempre he tenido dos grandes pasiones: la radio y la publicidad. Y he tenido la suerte de trabajar en la radio y, durante una época, combinarlo con trabajos de creativo en publicidad. Me sería imposible quedarme con una sola cosa. Las dos me encantan y me realizan muchísimo. Son comunicación en estado puro. 

P: Cuando buscaste trabajo por primera vez tras terminar tu formación, ¿qué panorama encontraste? ¿Era lo que esperabas, o tus expectativas fueron diferentes a la realidad? 
R: Mi primer trabajo fue como locutor en Los 40 Principales. Yo estaba en la emisora municipal de mi pueblo y en esa época, en Los 40, hacían un concurso de maquetas para buscar locutores. El que ganaba se quedaba a trabajar. Y gané. Fue un cambio radical. Allí maduré profesional y personalmente. Cuando entras en una emisora tan grande todo es espectacular y hay días que sientes que te queda grande. Los principios son duros, pero también te lo pasas genial. Recuerdo, por ejemplo, que al poco de llegar, me tuve que subir a un escenario en la Plaza Cataluña de Barcelona a presentar las fiestas de La Mercè y no se veía donde acababa la gente. Había miles de personas. Fue brutal. 

P: ¿Te fue fácil encontrar trabajo? ¿Hiciste prácticas de algún tipo? 
R: Como he comentado antes, mi proceso fue al revés. Yo estudié cuando ya llevaba años en la radio. 

P: ¿Fueron remuneradas, o pagaste por trabajar? 
R: Siempre he considerado mi primera etapa en radios municipales como unas prácticas. Así que no pagué pero, evidentemente, tampoco cobraba. 

P: ¿Cómo conseguiste tu primer trabajo? ¿Algún consejo para aquellos que comienzan ahora a buscar?
R: Mi consejo es que, si de verdad te gusta la comunicación, hay que invertir tiempo en formarse, y no me refiero solo a la universidad, sino en radios y televisiones locales, etc. Y sobre todo que hay que echarle morro. Muchas veces nos paraliza el pensar que no estamos preparados o que va a haber mucha gente que se presente para un puesto. Seguramente es así, pero hay que intentarlo y confiar en uno mismo. El resto de candidatos están igual de nerviosos e inseguros que tú, por más experiencia que tengan. 

P: Has trabajado en radio. ¿En cuáles? ¿Qué diferencias encontraste? (Método de trabajo, preparación y elección de contenidos, etc.) 
R: He trabajado en Los 40 Principales, en Cadena 100 y en Europa FM. Cada una es diferente por su línea editorial y por su forma de hacer las cosas. Pero la diferencia más grande la encontré entre hacer radiofórmula y co-presentar un programa a nivel nacional. La radiofórmula la hacía con autocontrol, es decir, yo mismo controlaba la mesa de mezclas y presentaba las canciones a la vez. Sin escaleta ni guión, y con total libertad para decidir qué quería decir. Cuando eres parte de un equipo en un programa, sólo te dedicas a hablar, y ese ya es un gran cambio. Hay un técnico de sonido que se encarga de controlar la mesa de mezclas y un director de programa que te va dando paso. Además, se sigue el orden de una escaleta y antes de entrar al directo hay mucho más trabajo de preparación. Cada uno se encarga de preparar su sección y, en mi caso, también la selección musical del programa. 

P: Trabajar en radio nacional para un programa como "Levántate y Cárdenas" debe ser una experiencia emocionante. Cuenta algo sobre ella. 
R: Sí. Hablar cada día para más de un millón de personas es una experiencia única, sobre todo si te gusta la radio. Hay muchísimas anécdotas que contar. Desde los constantes regalos de los oyentes que recibíamos cada día hasta las horas de hacernos fotos con ellos cuando hacíamos un directo en cualquier ciudad. Conoces y vives de cerca un montón de historias y es todo muy intenso. Se pasa muy bien, pero exige una concentración absoluta durante 3 horas. Acabas el programa cansado como si hubieras jugado un partido de fútbol, de la tensión. 

P: ¿Por qué te marchaste? 
R: Me marché porque hay sitios donde entiendes que es difícil evolucionar y yo tenía ganas de hacer más cosas. Igual que pasa con los profesores, hay jefes que te potencian y te ayudan a crecer y otros que te hacen de tapón. Desgraciadamente, yo me encontré con el segundo tipo. 

P: ¿Qué diferencias encuentras entre trabajar para un medio y trabajar para un proyecto diferente como es Hey!Bcn? 
R: Muchas. Pasas de tener oyentes a tener clientes. De repente es como tener muchos jefes que te exigen a la vez. Pero también es muy gratificante cuando las cosas salen bien. En un medio de comunicación estás muy expuesto al público y ahora poca gente se entera de lo que hago o dejo de hacer. 

P: ¿Qué es la comunicación creativa? 
R: Estoy convenido de que los tiempos han cambiado y, en comunicación, lo que ayer servía hoy ya no. Y mañana habrá que volver a reinventarse. Así que intentamos buscar estrategias alternativas para comunicar. La publicidad está en pleno proceso de cambio y es fantástico vivirlo desde dentro. 

P: ¿Crees que es una buena alternativa para periodistas que no busquen trabajar en un medio como tal, o está más enfocado al marketing y la publicidad y los periodistas no tienen nada que hacer en este ámbito? 
R: Creo que lo que uno estudia no tiene que ser, por obligación, a lo que se dedique. Si uno es creativo y tiene ganas de trabajar en publicidad, da igual lo que haya estudiado. De hecho, la mayoría de agencias de publicidad no fichan solo a publicistas. Dentro de los equipos creativos hay historiadores, filólogos, periodistas… Para mí es mucho más importante el talento que un título. 

P: ¿Cómo te llegó este proyecto? ¿Es propio? 
R: Sí, es propio. Es algo que tenía en la cabeza desde hace mucho tiempo. El espíritu emprendedor es algo que no se puede aparcar. Si lo tienes estás perdido (risas) Desde muy pequeño me ha gustado la idea de tener algo propio y gestionarlo a mi manera. Empecé con blogs, podcasts, programas... y ahora tenía la oportunidad de llevar a cabo proyectos en los que pensaba hacía tiempo. 

P: ¿Tienes más proyectos en marcha, aparte de Hey!Bcn
R: Sí, hay un par de proyectos más de los que de momento no se puede decir nada. Solo te puedo adelantar que uno de ellos es de radio y el otro no.

Puedes encontrar a Enric Sánchez en Twitter (@enricsanchez) y en su blog.

jueves, 12 de abril de 2012

Y ya sabe, muérase

"Vivir más es bueno, pero conlleva un riesgo financiero importante." - FMI.
Y se quedan tan anchos. El dinero es más importante que las personas - aunque sin personas, ¿para qué sirve el dinero? - y lo dejan claro una vez más. Pero esta vez con más crudeza que nunca. Presentan el aumento de la esperanza de vida como un "riesgo".
¿Solución a ese "riesgo"? Según el FMI, bajar las pensiones. Eso es, creemos un grupo de edad que apenas tenga para comer, así será más rápido su paso por la vida y sus hijos - si tienen la suerte de tenerlos - tendrán que ayudarles económicamente. Eso si tienen trabajo y un sueldo que les permita hacerlo, claro.
El FMI también aboga por aumentar la edad de jubilación. Sinceramente, me encantaría ver a aquellos que defienden ese tipo de medidas trabajando, no en despachos o trabajos intelectuales, sino en trabajos físicos, a ver si estaban tan de acuerdo. Porque aumentar la esperanza de vida no significa que envejezcamos más lento, sino que significa que hay medios para mantenernos vivos, además de una alimentación adecuada y un control médico.
Aumentar las cotizaciones es otra de las medidas que propone el FMI. Yo no sé cómo lo ven los demás, pero yo, con el tema de pagar más durante mi vida laboral para que luego me quede menos en mi jubilación, no estoy muy de acuerdo. Aunque a lo mejor es una apreciación mía un poco idiota, no lo sé, pero me da la impresión de que pasar la vida trabajando, aportando al Estado y que, cuando llegue el momento, te sientas desprotegido, no tiene precio.

jueves, 5 de abril de 2012

La digestión informativa es cosa de periodistas

El periodismo está cambiando, pero sigue siendo necesario en un mundo con demasiada información en circulación

El estudiante de periodismo repasa las últimas noticias en el mundo de los medios de comunicación. Más despidos en grupos mediáticos: el Grupo Zeta despide a ocho trabajadores y Unidad Editorial, grupo al que pertenece El Mundo, anuncia un ERE que podría afectar a 200 trabajadores. El estudiante suspira. No cesan de recomendar enfocarse al periodismo digital, pero éste tampoco se salva: lainformacion.com despide a nueve personas. Con este panorama, el estudiante se desanima. Medios que cierran, EREs y despidos cada semana… Puede que sea mejor buscar lo que sea y dejar de lado este sueño que cada vez parece más imposible.

La sensación general en el mundo del periodismo es el pesimismo. “El periodismo de este país está enfermo desde hace mucho tiempo”, se lamenta Irene López Navarro, periodista que ha trabajado como redactora en medios como CNN+, laSexta y Cadena Ser, y, hasta hace poco, especialista en política nacional en Veo7. “Estamos tocando fondo pero saldremos, al menos eso quiero pensar. La función del periodista es fundamental en una democracia”, asegura Irene.

LA IMPORTANCIA DEL PERIODISTA
El periodista es necesario. En eso coinciden gurús y profesionales de los medios de comunicación. “El periodista es necesario y lo será siempre, pero sí es verdad que no son necesarios tantos periodistas”, explica Irene. “Yo estudiaría otra cosa por si las cosas no salen como se planean. Hay un porcentaje muy pequeño de los que estudiamos esto que finalmente vivimos de ello”, recomienda la ex redactora de CNN+. Sin embargo, aunque los medios y la profesión estén en crisis, el volumen de información que reciben los ciudadanos es cada vez mayor. “El periodista es hoy más necesario que nunca precisamente porque el mundo es un lugar más complejo e interconectado”, asegura Maribel Hernández, periodista ilicitana y profesora en la Universidad Miguel Hernández. “Necesitamos periodistas que nos expliquen el mundo para que podamos ser ciudadanos críticos e informados, y para poder procesar la cantidad ingente de información que circula hoy en la red”, afirma Maribel.

La formación es muy necesaria para conseguir ser un buen periodista. “El periodista es importante y que éste tenga una buena formación es esencial”, sostiene Maribel, mientras Irene declara: “El trabajo se aprende andando pero la formación es fundamental.” Para otros, la formación que proporcionan las universidades es demasiado básica, sobre todo si ya han ejercido con anterioridad el periodismo de modo intrusivo. “Mi proceso fue al revés y siento que lo aprendí todo trabajando. Soy poco partidario de las carreras actuales porque ponen a todo el mundo en un mismo nivel y enseñan lo básico”, asevera Enric Sánchez, periodista y ex locutor de Europa FM en el magacine matinal Levántate y Cárdenas. Pero todos coinciden en lo mismo: el periodismo real se aprende trabajando.

Internet ha cambiado el modo de consumir información, 
y en él circula en más cantidad, pero no más calidad.

CÓMO CONSEGUIR EL PRIMER TRABAJO
“El primer trabajo lo conseguí a partir de las prácticas”, cuenta Maribel. “Mi caso y el de mis compañeros de promoción fue peculiar. Fuimos, en cierto sentido, afortunados. Al acabar la carrera todos estábamos trabajando en medios. En parte, porque éramos la primera promoción que se licenciaba en la provincia y la crisis todavía no había hecho mella en las redacciones. Había más oportunidades y fuimos los primeros en estar ahí”, recuerda la periodista ilicitana.

Irene también consiguió trabajo a partir de las prácticas: “Mi primer trabajo pagado fue en Alicante en un periódico local, y a la vez en una radio, y lo conseguí porque ya me habían visto trabajar de becaria. Como consejo, trabajar mucho y duro”, pero Irene también advierte: “Aunque eso hoy en día no supone que te vayan a dar trabajo. Muchas veces, y lo he visto habitualmente, se explota a los becarios y, cuando llega la hora de hacer contratos, se les tira a la calle y se trae una nueva remesa. Esto tristemente es cada vez más habitual.”

En ambos casos, las prácticas se convirtieron en un escaparate para demostrar la valía de las dos periodistas. Pero las circunstancias eran diferentes a las actuales, como reconoce Maribel: “Si fuera a licenciarme apostaría por lo digital, trataría de ir definiéndome, creando mi propia imagen de marca a través de Internet. Creo que eso es una de las cosas que marca la diferencia entre los nuevos licenciados: tener o no un espacio en el que demuestran lo que hacen. Es complicado buscar trabajo a la vieja usanza”, y la periodista ilicitana aconseja que los estudiantes “aprovechen los años de formación para aprender, formarse, viajar, experimentar. Que sean curiosos, inquietos, que lean hasta la saciedad y siempre que sea posible, que vayan combinando formación y experiencia. Para mí, la especialización es importante, tenemos que diferenciarnos. Y sobre todo, intentar hacer aquello que nos apasione.”

El periodismo vive momentos difíciles, pero nadie pierde de vista que es necesario que alguien nos oriente entre el mar de información en el que nos encontramos.