sábado, 17 de diciembre de 2011

Despidos no, contratos precarios sí

Desde hace unas semanas, los trabajadores de EULEN ubicados en la Universidad Miguel Hernández de Elche se arremolinan en los pasillos. Las caras son de preocupación, sus voces tratan asuntos graves. Ya comienzan a notarse ausencias por los pasillos. Soli ya no ilumina las mañanas con su sonrisa y su buenos días. ¿Se habrá quedado en la calle con un marido en paro, dos hijos y una hipoteca por no querer firmar el precario contrato que la empresa ofrecía a sus trabajadores como alternativa a su despido? Sólo 10 personas han tenido la osadía de enfrentarse y no firmar ese contrato, entre las 100 que tenían que elegir. Esas 10 personas han sido despedidas.

Renuncia voluntaria, lo llaman. Renuncian a sus actuales condiciones de trabajo, sueldo, horarios, etc. o son despedidos con indemnizaciones de 20 días por año trabajado. No hay mucha elección entre estas opciones, sobre todo cuando tienes hijos a tu cargo o tu situación económica pende de un hilo. Sin embargo, el rector de la UMH se vanagloria de que los recortes que se contemplan en el plan de ahorro para 2012, entre los que se encuentra una renegociación de los contratos con EULEN, incluyen el compromiso de que nadie será despedido.

Dejando de lado que 10 personas se han quedado ya sin empleo, ¿a costa de qué son esos recortes? Desde siempre había tenido entendido que el trabajo dignifica, pero ¿qué trabajo dignifica cuando sus sueldos son bajos, sus horarios interminables y pesa sobre el trabajador la sombra de la coacción? Desde aquí hago un llamamiento a la comunidad de estudiantes de la UMH a que secunden cualquier acción a favor de estos trabajadores que organice el SEMH (Sindicato de Estudiantes Miguel Hernández) Y al rector, su Excelentísimo Señor Don Jesus Tadeo Pastor Ciurana, a que se sume a las protestas contra la política de nuevas condiciones de los contratos del personal de EULEN presente en la UMH. Sabemos que sólo quiere lo mejor para la comunidad universitaria, ya sean estudiantes y profesores - que utilizan los servicios -, o trabajadores de seguridad, limpieza y administración - que brindan los servicios -, y que no permitirá que ningún colectivo de esta comunidad se vea afectado por ningún tipo de coacción.


*Nota por si acaso: no soy portavoz del SEMH, ni éste tiene ningún tipo de responsabilidad respecto a mí, puesto que escribo desde la total libertad y responsabilidad individual. Sin embargo, apoyo y difundo las acciones y movilizaciones que el Sindicato ha hecho, hace y hará con respecto a este tema, y animo a la comunidad universitaria a implicarse en ellas.

2 comentarios:

  1. Trabajé en la UMH durante año y medio como PAS laboral. Realmente, aunque llevo unos cuantos meses en paro, espero no tener que volver allí. No es que esta universidad funcione mal; es que se hizo para que algunos se lo llevaran crudo. Aquí tenéis un documento que se hizo circular por un sindicato antes de las últimas elecciones a rector para presionar.

    https://docs.google.com/document/d/1jnDOjg-Z9KXTu-sp2dutO0IvBI0wLrB3R2ITZm3rvYY/edit?authkey=CLvutNUB

    Mientras el "number one", como es conocido el nuevo rector entre sus curritos más cercanos en esta especie de universidad, brinda con champán en la comida de Navidad, toda esta gente de EULEN se queda sin la protección que debería darles la institución, que incumple sus fines sociales. Mucho ánimo a todos. Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo, muchas gracias por tu comentario, por contar tu experiencia y por el documento. Es una vergüenza lo que ocurre, y considero que todo el mundo debería enterarse para valorar por sí mismo las palabras del rector en cuanto a los recortes. Y no es lo único en lo que se está realizando una mala gestión...

    ResponderEliminar