viernes, 5 de agosto de 2011

A mi yo del futuro

Hola, yo del futuro. Posiblemente hayas terminado esa carrera infame, que nada tiene que ver con lo que espero que sea el trabajo al que está enfocado, y en el camino te hayas encontrado cosas que te hayan gustado más que otras. A lo mejor sigues con tu sueño de dedicarte a la radio, o lo hayas cumplido ya. O quizá hayas llegado más lejos. O puede que trabajes en un empleo poco cualificado para poder comer. También es posible que estés en el paro.

¿Recuerdas que mamá decía que no íbamos a llegar lejos? Espero que se equivocara, porque la razón que ella da es que somos demasiado críticas con todo. Que nuestras ideas son... peligrosas para algunos. Espero que se equivocara porque eso significaría que por fin el periodismo es libre y le tiene los huevos cogidos a los políticos, para que éstos sean más eficientes, menos caraduras. Significaría que un periodista puede cubrir una revuelta social pacífica sin recibir palos o ser detenido, como pasó el 4 de agosto de 2011 en Madrid con el compañero Gorka Ramos.

O mejor sería que no se tuviera que cubrir ese tipo de protestas. Ojalá el #15m se haya retirado de las calles y hayan dejado de alzar la voz, pero no porque los hayan reprimido, o el movimiento se haya apagado a fuerza de eliminarlo de la agenda mediática, sino porque se les haya escuchado, se hayan tenido en cuenta sus propuestas y la situación de la sociedad española haya mejorado. Porque se tenga a los ciudadanos en cuenta como personas, y no como números con los que traficar.

Espero, yo del futuro, que hayas podido ser fiel a ti misma. Que te hayan dejado levantar la voz cuando había que hacerlo. Que hayas podido expresar tu indignación ante lo indignante. Que nunca te hayan tapado la boca ante lo comprometedor. Que te hayan dejado ejercer tu derecho a informar sin coartarte, porque eso significará que vives en una sociedad más justa y libre que aquella en la que viviste, en la que vivo. Y que para los medios sea más importante la información veraz y de calidad que el soporte y la audiencia que coseche.

Ojalá, yo del futuro, sigas siendo tan idealista que cuando tenías 19 años. Tan idealista como yo.