lunes, 27 de junio de 2011

Belén Esteban, princesa y defensora del pueblo

Tomaos con ironía el título. Sabéis, o deberíais, que no me gusta Belén Esteban. Me parece lo más penoso de la televisión de este país y, después de los políticos y los votantes que los eligen, lo más penoso de España entera. Pero hoy he leído una noticia sobre ella que me ha indignado sobremanera. Por si aún no la habéis leído, es ésta. Lo siento, tenéis que leerla para poder comprender la entrada de hoy.

No le voy a echar directamente la culpa a la Esteban de que su jefe sea un subidito. Entiendo que el señor Vasile ponga la audiencia por encima de todo, yo también lo haría si la publicidad me diera de comer. Si la gente quiere ver a la princesa (del estercolero) del pueblo, se le da; al igual que yo pondría fotos de mis tetas si este blog me diera de comer. Hay que darle al público lo que el público quiere, no más. Pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Y decir que Belén Esteban es precursora y representación del movimiento 15M es otra cosa, y muy gorda.

Yo no he visto a la señora Esteban (señora por no descalificar) estar sentada en la plaza del pueblo protestando con el pueblo por el pueblo. Yo no he visto que esta señora haya ido a ayudar de ninguna de las maneras a las acampadas y los acampados, cobrando como cobra al mes más de 100.000 € (deuda de muchas hipotecas españolas) Yo no he visto que esta señora - y si lo ha hecho, perdónenme por no ver TeleCirco - haya defendido de ninguna manera el movimiento, ni lo haya apoyado, ni haya informado de forma alguna sobre él. Y lo más importante, no he visto ningún cartel en las acampadas en el que ponga "Zapatero, cómase el pollo". He visto muchos más sobre chorizo, y todos sabemos que a la Esteban le va más la mortadela.

Perdonadme el chascarrillo, pero las palabras de Vasile me provocan un asco que debo contrarrestar con humor (recomendaciones del médico) Y es que tampoco veo lo que dice Vasile. Yo no veo en las asambleas de las acampadas los gritos que veo en los gallineros de Sálvame que me hacen estallar los oídos cuando hago zapping. Ese ejemplo, por suerte, no se sigue, y espero que siga sin seguirse.

Ya se han cargado el buen nombre del periodismo y la información, toda su credibilidad. Que no se carguen también la credibilidad de un movimiento como el del 15M, basado en el diálogo sin gritos y en la decepción por un sistema, sí, pero no ese del que se queja la Esteban. Ella tiene un sueldo, una casa, comida para su hija y se la sopla que entre un color u otro porque ella seguirá con su circo. Los indignados, muchos, no tienen todo eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario