martes, 10 de mayo de 2011

Campaña electoral y otras torturas asociadas


Estoy cansada. Harta. En definitiva, hasta las narices de la campaña electoral que viene realizándose aquí en esta bella ciudad que habito. Aumentan a cada segundo mis ganas de coger una palmera y clavársela en el ojo a los individuos que conducen coches, furgonetas, furgones e incluso autobuses con grandes megáfonos por los que suenan infernales sintonías de partidos políticos mezcladas con consignas que a lo único que me alientan es al asesinato y al suicidio.

No contentos con contaminar acústicamente la urbe, además de ambientalmente con el humo de los tubos de escape de los vehículos que están constantemente dando vueltas por todas las calles de la ciudad (especialmente por mi barrio), no tienen mejores ideas para promocionar sus candidaturas que organizar fiestas infantiles-mítines, es decir, una especie de paellas de macedonia, por realizar un símil que se ajuste a la realidad. Parece que no quedaron satisfechos con ese despropósitos y acordaron traerlo debajo de mi casa, para restregarlo.

Así que esta tarde, mientras esperaba el autobús, he tenido que ver como el parque de enfrente de mi casa se engalanaba con los colores de uno de los partidos políticos que integran el bloque PPSOE (de los que sólo cambia el color de la corbata, o ya puestos, el llevarla o no llevarla) y era convertido en la sede infantil de ese partido, con canciones tan actuales y acordes a los problemas que nos preocupan como Cucú, cantaba la rana y todos los animales que siguen, y un gran castillo hinchable en el que meteremos a nuestros hijos cuando no podamos tener una casa y estemos en paro. Pan y circo.

Estas campañas, con propuestas tan sólidas y convincentes, con grandes argumentos para apoyar sus candidaturas, con esos recortes para gastar lo mínimo posible y predicar con el ejemplo la fórmula de apretarse el cinturón, parecen ser el preludio de lo que nos espera. Pues señores, yo con mucho gusto me uno al #nolesvotes y me planteo apoyar la candidatura de este señor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario