domingo, 27 de febrero de 2011

Quememos el papel, encendamos la pantalla

El viernes pasé al lado del kiosco de mi barrio de toda la vida. Era por la tarde, y en su puerta/escaparate se exponían los periódicos del día. En sus titulares, noticias ya pasadas, viejas. Porque, a esas horas, de lo que todo el mundo hablaba era de la confesión de Isabel García en Telecirco sobre el caso Mari Luz. Y eso no estaba en esos periódicos. También se hablaba, mucho e iracundamente, de la nueva medida del Gobierno para "ahorrar combustible" (sic!), limitando la velocidad en autopistas y autovías a 110 Km/h. Y eso tampoco estaba en esos periódicos.

¿Qué está pasando? ¿A qué punto hemos llegado? Todo lo que pudiera decirse sobre esos dos casos ya estaba dicho, o sería dicho pronto. El papel no sería el soporte adecuado. El papel se crea y, antes de salir del cascarón, ya es viejo. Internet y su velocidad, capacidad de actualización y feedback son ideales.

El papel morirá. Esta vez no pasará como en el resto de ocasiones, en las que cada medio de comunicación que surgía se alimentaba del anterior. La radio y la televisión necesitaban de la prensa. La prensa daba la noticia y, lo más importante, ampliaba la noticia. Daba los detalles, el análisis, la opinión... Todo aquello que la rapidez, la falta de tiempo (ese oro!), en radio y televisión, no permitía ofrecer al consumidor de información.

Pero con Internet, todo eso ha acabado. La prensa en web, la ciberprensa, permite todo aquello que ofrecía la prensa tradicional, pero aderezado con una ventajas muy suculentas para el consumidor de información.

En primer lugar, la gratuidad (atención, caóticos, es mi hora de meterme con la Ley Sinde y la SGAE) El modelo "gratis, pero con publicidad" (y si no, a pagar) es el que se impone en internet. La ciberprensa come de los ingresos publicitarios. Señores autores, estudien ese modelo, que a los periodistas también nos "piratean", como lo llaman ustedes, y no nos han dedicado una ley. Y tenemos que lidiar con el intrusismo profesional.

En segundo lugar, la capacidad de actualización continua. Es un gran punto a favor frente a la prensa tradicional, que espera de un día a otro (o de edición matutina a vespertina) para ampliar información o actualizarla.

En tercer lugar, el feedback. Hacer ver al consumidor de información que su opinión cuenta, que puede colaborar y establecer diálogo entre lectores de una forma sencilla y en tiempo real da a la ciberprensa más cercanía al consumidor.

En cuarto lugar, el contenido multimedia. Mientras que en prensa se limita a fotografía mayormente en blanco y negro, en la ciberprensa puede encontrarse vídeo, sonido y fotografía, además de contenido relacionado. Es muchísimo más completo, y puede integrar radio y televisión también. Así que cuidadito a éstas también en un futuro.

En quinto lugar, la comodidad de acceso en cualquier lugar sin molestia, evitando siquiera bajar al kiosco de la esquina. Lo queremos, lo tenemos.

Se me olvidarán, seguro, otras ventajas. Yo, de momento, voy a aprender bien a usar estas tecnologías, me voy a hacer con una tablet y dejar el papel de lado. Me convencen estas ventajas.

¿Qué pensáis vosotros?

sábado, 26 de febrero de 2011

Sooo, caracol!!

Entre 7'5 y 11€ ahorraremos, como máximo, por depósito, según el Gobierno, con la reducción de la velocidad a 110 Km/h en autopistas y autovías. La broma costará 250.000€ en pegatinas para aprovechar las actuales señales. ¿Y por qué no, de paso, hacemos un plan de empleo que consista en dar permanentes y que los parados cambien las señales?

Comentarios como este último se han disparado en Twitter, con el hastag  #110facts. Desde el famoso #nolesvotes, se ha pasado al "a 110 va ir tu puta madre, guapa", y un recordatorio a #turismobisbal con "nunca se han visto las carreteras tan poco transitadas, ojalá acabe pronto el límite a 110". Todo aderezado con un toque de sarcasmo: "Twitter reducirá de 140 a 110 sus caracteres para ahorrar", terminando por ser TT. Toda una revolución que, sin embargo, queda tras las pantallas de los ordenadores.

Lo cierto es que los ánimos por los lares cibernéticos están calientes, ya que, tras la Ley Antitabaco, la Ley Sinde, la jubilación los 67 años, la subida del 10% (más un 20%) de la luz... no está el horno para bollos, y #nolesvotes, #votoenblanco y #votonulo han trascendido más allá de Twitter.

Esperemos que esto no termine siendo como un tweet que he leído: "jubilarse a los 110 y el límite de velocidad en 67"

viernes, 25 de febrero de 2011

Crítica: Balada triste de trompeta


Por fin he visto Balada triste de trompeta. La verdad es que cuando salió pensé en bajármela, no voy a mentir. Pero entre unas cosas y otras ha llegado un punto en que la han repuesto en el cine municipal de mi ciudad.


(Señora Sinde, tome nota de lo que se hace aquí: 3€ la entrada, la mitad para estudiantes, y los miércoles 1.5€ y los estudiantes GRATIS)

Era una película que me llamó la atención desde que vi su anuncio en la televisión. Tanto la canción que sonaba como las imágenes daban la sensación de locura. Así que, cuando me enteré de que la echaban de nuevo, no me lo pensé dos veces.

La cabecera de la película es una sucesión de dolorosas imágenes aderezadas con música que recuerda a Semana Santa. Es el preludio de lo que se te viene encima.

El film tiene el equilibrio perfecto entre drama, gore, comedia, algo de terror, sexo (como no podía faltar en una peli española) y un toque que me recordó a Tarantino. De la Iglesia combina perfectamente imágenes poco agradables o violentas con belleza, en un juego de luces y sombras que provoca una sensación de desconcierto muy interesante.

La crítica no deja de estar presente durante toda la película, ya sea de forma directa, como a la violencia hacia la mujer, la situación en España…; o mediante una ironía que acompaña en todo momento y que va in crescendo, llegando al máximo exponente al final de la historia.

La historia comienza y termina en el mismo lugar, dando a entender que era un ciclo necesario. Ese lugar, totalmente representativo de una época negra en la historia española, es utilizado como símbolo y escenario, y el espectador, al concluir, ha aprendido que el amor conduce a la locura y que la venganza trae consigo sufrimiento.

Una película que no te deja indiferente, con mucho simbolismo y de interpretación variada, que me dio mucho en lo que pensar y que se ha convertido en una de mis 10 películas favoritas. Tanto que, cuando salga en DVD (o BluRay), me la compraré.

Señores cineastas, hagan más películas que impacten, diferentes, que gusten, y ganarán más. Que no se puede vivir del cuento y las subvenciones.

Morbo everywhere: caso Mari Luz

Ana Rosa Quintana ha tenido hoy mucha "suerte". En su programa, AR (marinero!), ha contado con la exclusiva de la confesión de Isabel, la esposa de Santiago del Valle, ""presunto"" asesino de la niña Mari Luz Cortés.


Noticia en RTVE


En principio, es una buena noticia. Supongo que aquí no habría nada pactado y que estas declaraciones han sido resultado del derrumbamiento de la voluntad de esta señora por proteger a su marido, y a sí misma, en vistas a la presión de los medios, la masa borrega (que en esta ocasión parece que tenía razón), la familia de la niña y su propia sensación de culpabilidad.


Así que es una buena noticia. Una noticia que podía enfocarse desde dos puntos de vista: el periodístico y el morboso. Por el título del post, imaginaréis por dónde voy.


La señora de Del Valle ha sufrido, en directo, un ataque de ansiedad tras hacer la confesión. Es algo totalmente normal. Confesar que eres cómplice de un homicidio (o asesinato) no es fácil. Hacerlo en la televisión tampoco es lo más adecuado, y menos en los tiempos que corren, en los que todo es pan y circo para la masa, más preocupada en la vida ajena que en la propia,  situación de la que las cadenas televisivas y, en definitiva, los medios de comunicación de masas aprovechan para engrosar sus audiencias y, en consecuencia, sus cuentan bancarias.


Tras el ataque de ansiedad de Isabel García, Ana Rosa, con muy buen criterio, ha dado paso a la publicidad. Todo debería haber quedado ahí y que las autoridades hubieran actuado a partir de ese momento. Pero no. A la vuelta de publicidad han vuelto a conectar con el lugar en el que estaba la esposa de Santiago Del Valle y han seguido con la entrevista. Entrevista en la que, por cierto, han participado todos los colaboradores sentados con Ana Rosa en ese momento, cosa que habrá puesto aún más nerviosa a esta señora, y que ha sido conducida con palabras, a mi parecer, poco delicadas. Porque esta mujer es, presuntamente, cómplice del asesinato (u homicidio) de Mari Luz Cortés, pero también es una persona. Y como persona, ha vuelto a sucumbir a la presión y ha vuelto a sufrir una crisis.


En ese momento, han conectado con la familia de la niña. En ese momento han hecho lo que vengo a denunciar ahora: han partido la pantalla, mostrando en una parte la entrevista al familiar de Mari Luz y en la otra a Isabel García, en ese momento indispuesta. Decidme, ¿qué interés informativo podían tener esas imágenes? Ninguno, porque últimamente, más que informar, se alimenta la curiosidad morbosa de la masa borrega, que como focas delante de un pez, palmotean.


La línea entre el morbo y la información es muy fina. En este caso, parece que se ha vuelto a traspasar.


Por cierto, parece que la señora García no ratifica lo que ha dicho esta mañana en televisión. Donde dije digo, digo Diego...

lunes, 21 de febrero de 2011

La revolución del mundo árabe

Antes de empezar, quiero lanzar una advertencia: esta opinión se basa en mi observación directa de los medios de comunicación y el tratamiento que dan a las diferentes revoluciones de los países árabes. He de reconocer que soy una conspiparanoica y que, pese a pertenecer al mundo periodístico, y quizá por eso mismo, ni me creo ni me dejo de creer lo que los medios quieren vendernos.

(La autora del blog no se hace responsable de las opiniones vertidas por su álter ego conspiparanoica, bipolar y, en definitiva, chiflada)

El mundo árabe está en proceso de cambio. La dirección de ese cambio es todavía incierta, y posiblemente termine siendo diferente en cada caso. Así como diferente ha sido el desarrollo de las revoluciones, aunque con varios puntos es común: ser los jóvenes los impulsores a través de internet y redes sociales como Facebook (Mark Zuckerberg debe estar orgulloso de su invento) y tener como objetivo el derrocamiento de un régimen dictatorial o absolutista en pos de la democracia. Una occidentalización.

Sin embargo, el método utilizado parece haber sido distinto. O al menos, la respuesta de los gobiernos de cada país. Mientras unos parecen haber contestado de una forma ""pacífica"" (háganse notar las dobles comillas), como parece haber sido en Egipto, y quizá por falta de apoyo del ejército al régimen, otros han contestado de una manera más contundente y represora, como en el caso de la Libia de Gadafi, en cuyo caso ha declarado Gadafi hijo que si hacía falta, los mataría a todos. Todo un ejemplo de diplomacia, sí señor.

Túnez, con su Revolución de los Jazmines, fue la primera pieza que cayó como detonante e inspiración para el resto de naciones árabes. Ahora, el conflicto lo llaman algunos, aunque prefiero denominarlo "la lucha por el cambio", se extiende por la Península Arábiga y por Marruecos, y es curioso el tratamiento y la cobertura que los medios realizan de cada uno de los países. Mientras Yemen ni se menciona apenas, Libia concentra toda la atención de la prensa. Primera conspiparanoia: ¿qué intereses tiene la comunidad internacional en Libia? (es una pregunta retórica; todos conocemos la respuesta)

Parece que, mientras que en el resto de revoluciones la prensa española ha sacado en televisión toda imagen o información, oficial o no, con el fin, supongo, de realizar una máxima cobertura, con la revolución marroquí la prensa española parece andarse con pies de plomo. Datos oficiales, imágenes oficiales... Segunda conspiparanoia: ¿queremos hacer quedar bien al dirigente marroquí?

Yo sólo espero que estas revoluciones traigan democracia. A ver si así buscamos nosotros también un cambio y luchamos por nuestros derechos. Abrid los ojos.