jueves, 30 de septiembre de 2010

El grunge del s.XXI

Kurt Cobain es, pese a quien le pese, uno de los iconos musicales y generacionales más importante del s.XX, comparable a Elvis Presley, Jonh Lennon, Bob Marley y pocos más. Su música marcó a toda una generación y su estela se extiende hacia las nuevas generaciones. A mí me pilló demasiado pequeña, incluso su muerte, pero no por ello deja de ser uno de mis iconos musicales junto a otros grandes de mi generación. Por ello me escandaliza la prepotencia de las nuevas estrellitas adolescentes que, aún sin medio camino recorrido, tienen la desfachatez de compararse siquiera con iconos como el malogrado líder de Nirvana.

Me refiero a la estrella-como-siga-por-este-camino-estrellada Justin Bieber, que según circula últimamente por Internet dijo: "Yo me siento como el Kurt Cobain de mi generación, pero la gente simplemente no me entiende". Esta frase supuestamente pronunciada por él a un grupo de amigos (digo "supuestamente" porque espero que no haya sido tan inconsciente de decirlo de verdad) ha desatado todo tipo de reacciones.

Pero sea cual sea la opinión de cada uno, ya que a lo mejor hay gente que apoya su afirmación (muchos comentarios del tipo "pues si tanto se parece a Kurt, a ver si se suicida pronto", palabras muy duras para un niño que no sabe lo que dice), está claro que Bieber no puede compararse a Cobain ni en la marca de zapatillas. Para muestra un botón: en los pasados MTV Video Music Awards 2010, Justin Bieber hizo playback para cantar su canción "Baby". Su excusa: le está cambiando la voz y no llega a algunos de los registros de la canción. Un ejemplo de que Justin es un artista a medio construir que si modera un poco sus comentarios y deja de crearse enemigos, podría llegar a ser aceptado algún día por los círculos músicales que no se fijan sólo en el marketing y las caras bonitas y busca la música como objetivo a la hora de escuchar un cantante. Eso lo podrá conseguir moderando sus chiquilladas y si su voz no cambia hasta el extremo de ser totalmente ronca. Aunque a lo mejor tiene suerte y su voz termina pareciéndose a la de Kurt Cobain y puede devolvernos a la era dorada del grunge.

No hay comentarios:

Publicar un comentario