miércoles, 29 de septiembre de 2010

Benvolguts piquets "informatius"...

Estoy en mi casa por culpa de la huelga. Preferiría estar en clase, y no es broma. Pero por "miedo" a los piquetes paso de ir. Más que miedo, es un "ir pa'ná es tontería", y como sé que iba a ser algo así, prefiero levantarme tarde y mañana más.

Me hace gracia la denominación de "piquetes informativos". ¿De qué informan? ¿De que hay huelga? Perdón, pero me enteré hace tres meses. ¡¡¡TRES MESES!!! ¿Se puede saber en qué **** pensaban los sindicatos? Sí, esos que dicen defender nuestros derechos, que nos llaman a la huelga porque "la reforma laboral nos afecta a todos". Una huelga general para protestar contra una reforma YA APROBADA (manda co*ones) que difícilmente va a retirarse.

Yo no estoy en contra de la huelga, ni mucho menos. De hecho, la reforma laboral me parece una chusta. Poco eficaz, vamos. Y que no nos va a sacar de la crisis. Ni creará empleo (aunque con que no lo destruya me conformo). Sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con las críticas del PP a la reforma, aunque ofrezcan pocas soluciones que encima son rechazadas. Estoy a favor de esta huelga HACE TRES MESES. Me da la impresión que los sindicatos se han bajado los pantalones ante un "amigismo" o interés para con el Gobierno. O les cerraban el grifo, o querían darse un baño de masas.

Tan poco útil veo la huelga de hoy como los piquetes "informativos" (siempre entre comillas), ya que de informativos tienen poco. La huelga es un derecho constitucional individual, y como derecho puede ser ejercido o no libremente. Al igual que un empresario no puede despedirte alegando que no has ido a trabajar un día de huelga, porque ésta es un derecho, un piquete no puede obligarte a no trabajar un día de huelga, porque el trabajo también es un derecho. Los piquetes hoy en día sólo coaccionan al trabajador que quiere ir a trabajar, al pequeño empresario que quiere abrir su pequeño negocio (ya he visto imágenes de piquetes a la puerta de un kiosco impidiendo que su dueño lo abriera), negándoles su derecho al trabajo. No informan, ya que la gente no tiene que ser informada porque lo está a través de los medios de comunicación, coaccionan y obligan a seguir una huelga que, o bien no apoyan, o bien no pueden permitirse el lujo de seguir, porque seguir este día de huelga supone al trabajador la pérdida del salario del día, lo correspondiente en vacaciones y complementos, lo que supone 80-100€ que puede suponer dificultades para llegar a fin de mes.

Pero no pasa nada, porque los piquetes y los sindicatos lo hacen porque abogan por nuestros derechos y libertades... cuando todos sabemos que, en el fondo (y también en la superficie), la mayoría de los sindicatos son unos vendidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario