jueves, 30 de septiembre de 2010

El grunge del s.XXI

Kurt Cobain es, pese a quien le pese, uno de los iconos musicales y generacionales más importante del s.XX, comparable a Elvis Presley, Jonh Lennon, Bob Marley y pocos más. Su música marcó a toda una generación y su estela se extiende hacia las nuevas generaciones. A mí me pilló demasiado pequeña, incluso su muerte, pero no por ello deja de ser uno de mis iconos musicales junto a otros grandes de mi generación. Por ello me escandaliza la prepotencia de las nuevas estrellitas adolescentes que, aún sin medio camino recorrido, tienen la desfachatez de compararse siquiera con iconos como el malogrado líder de Nirvana.

Me refiero a la estrella-como-siga-por-este-camino-estrellada Justin Bieber, que según circula últimamente por Internet dijo: "Yo me siento como el Kurt Cobain de mi generación, pero la gente simplemente no me entiende". Esta frase supuestamente pronunciada por él a un grupo de amigos (digo "supuestamente" porque espero que no haya sido tan inconsciente de decirlo de verdad) ha desatado todo tipo de reacciones.

Pero sea cual sea la opinión de cada uno, ya que a lo mejor hay gente que apoya su afirmación (muchos comentarios del tipo "pues si tanto se parece a Kurt, a ver si se suicida pronto", palabras muy duras para un niño que no sabe lo que dice), está claro que Bieber no puede compararse a Cobain ni en la marca de zapatillas. Para muestra un botón: en los pasados MTV Video Music Awards 2010, Justin Bieber hizo playback para cantar su canción "Baby". Su excusa: le está cambiando la voz y no llega a algunos de los registros de la canción. Un ejemplo de que Justin es un artista a medio construir que si modera un poco sus comentarios y deja de crearse enemigos, podría llegar a ser aceptado algún día por los círculos músicales que no se fijan sólo en el marketing y las caras bonitas y busca la música como objetivo a la hora de escuchar un cantante. Eso lo podrá conseguir moderando sus chiquilladas y si su voz no cambia hasta el extremo de ser totalmente ronca. Aunque a lo mejor tiene suerte y su voz termina pareciéndose a la de Kurt Cobain y puede devolvernos a la era dorada del grunge.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Benvolguts piquets "informatius"...

Estoy en mi casa por culpa de la huelga. Preferiría estar en clase, y no es broma. Pero por "miedo" a los piquetes paso de ir. Más que miedo, es un "ir pa'ná es tontería", y como sé que iba a ser algo así, prefiero levantarme tarde y mañana más.

Me hace gracia la denominación de "piquetes informativos". ¿De qué informan? ¿De que hay huelga? Perdón, pero me enteré hace tres meses. ¡¡¡TRES MESES!!! ¿Se puede saber en qué **** pensaban los sindicatos? Sí, esos que dicen defender nuestros derechos, que nos llaman a la huelga porque "la reforma laboral nos afecta a todos". Una huelga general para protestar contra una reforma YA APROBADA (manda co*ones) que difícilmente va a retirarse.

Yo no estoy en contra de la huelga, ni mucho menos. De hecho, la reforma laboral me parece una chusta. Poco eficaz, vamos. Y que no nos va a sacar de la crisis. Ni creará empleo (aunque con que no lo destruya me conformo). Sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con las críticas del PP a la reforma, aunque ofrezcan pocas soluciones que encima son rechazadas. Estoy a favor de esta huelga HACE TRES MESES. Me da la impresión que los sindicatos se han bajado los pantalones ante un "amigismo" o interés para con el Gobierno. O les cerraban el grifo, o querían darse un baño de masas.

Tan poco útil veo la huelga de hoy como los piquetes "informativos" (siempre entre comillas), ya que de informativos tienen poco. La huelga es un derecho constitucional individual, y como derecho puede ser ejercido o no libremente. Al igual que un empresario no puede despedirte alegando que no has ido a trabajar un día de huelga, porque ésta es un derecho, un piquete no puede obligarte a no trabajar un día de huelga, porque el trabajo también es un derecho. Los piquetes hoy en día sólo coaccionan al trabajador que quiere ir a trabajar, al pequeño empresario que quiere abrir su pequeño negocio (ya he visto imágenes de piquetes a la puerta de un kiosco impidiendo que su dueño lo abriera), negándoles su derecho al trabajo. No informan, ya que la gente no tiene que ser informada porque lo está a través de los medios de comunicación, coaccionan y obligan a seguir una huelga que, o bien no apoyan, o bien no pueden permitirse el lujo de seguir, porque seguir este día de huelga supone al trabajador la pérdida del salario del día, lo correspondiente en vacaciones y complementos, lo que supone 80-100€ que puede suponer dificultades para llegar a fin de mes.

Pero no pasa nada, porque los piquetes y los sindicatos lo hacen porque abogan por nuestros derechos y libertades... cuando todos sabemos que, en el fondo (y también en la superficie), la mayoría de los sindicatos son unos vendidos.

viernes, 24 de septiembre de 2010

La buena educación

Ayer leí en ADV que Belén Esteban había dicho en Sálvame que la educación de este país no es tan mala, poniéndose ella como ejemplo. No sé si de buena educación o de amplia cultura, el caso es que me gustaría saber dónde estudió... para evitarlo a toda costa.

Decir que la educación de aquí es buena es como decir que la economía va sobre ruedas. Venga ya! Pero si los niños birrepiten sexto de primaria y ni siquiera terminan la ESO porque se les acaban las convocatorias.
Será que es muy difícil... pero es evidente que el nivel es cada vez menor. Eso por no hablar de ese tipo de educación que debería venir de casa. El respeto. Que está muy bien ser colega del profe, pero hay que saber dónde está el límite. Y lo que no se puede hacer.

El límite es difuso, y los padres no lo aclaran, sino que lo borran del todo sobreprotegiendo a sus pequeños angelitos (que se convierten en demonios en cuanto giran la cabeza)
Sí, la educación de este país va de puta madre.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Está de moda

Resulta que estoy de moda. Sí, sí, no me estoy echando un farol. Estoy de moda. Lo dice Chanel.

Y es que su nueva musa tiene... ojos marrones? Pelo rojo y corto? No! Tiene los dientes separados. Así es, eso por lo que me querían poner brackets, aparato que tendría que llevar 5 años y que me iba a costar una pequeña fortuna. Y yo pensándomelo. Pero si fui una visionaria!

Eso que me querían corregir ahora está en la onda, y famosos como David Delfín se mueren por unos dientes cono los míos, y se gastan pequeñas fortunas en "copiarlos" mediante aparatos separadores.

Se mueren por tener aquello por lo que me machacaron en mi más tierna infancia y que me tuvo acomplejada hasta que llegó el momento en que me di cuenta de que mi sonrisa no era fea, era... personal. Y eso que era personal y me hacía única es copiado por la gente ahora. Ya no es especial.

Creo que me voy a poner aparato para juntar mis dientes... sólo por llevar la contra.

Objetivos milenarios

Cinco años. Es el límite para conseguir los famosos Objetivos de Desarrollo del Milenio. El Secretario General de las Naciones Unidas afirma que es posible. Pero, objetivamente, es obvio que, aunque se ha recorrido parte del camino, no pueden pretender hacer en cinco años lo que no han hecho en diez.


Empezando por el primer objetivo de acabar con la pobreza y el hambre, estamos dando pasos hacia atrás. Gracias a la crisis (o debería decir desgracias?) todos los países, para reducir presupuesto, minimizan la parte del presupuesto destinada a ayuda al desarrollo. Teniendo en cuenta que España era uno de los países más aventajados en ese aspecto (solidarios que somos), que no llegábamos al objetivo y que hemos reducido la ayuda para recortar el presupuesto... no sé qué pensar.


Además, gracias a, oh, sí, la crisis, el índice de pobreza ha aumentado. Es cierto que mucha de esa gente se metió en situaciones de difícil solución (no te compres un dinosaurio si no puedes mantenerlo), pero el tema no es la gente irreflexiva, sino la gente pobre. Cierto es que con una adecuada educación en la gestión de recursos, en el no-derroche, quizá nos hubiera ido mejor, pero eso no es lo que le interesa al modelo económico imperante, léase capitalismo o "compra, compra, COMPRA!!!"


De todas formas, no es lo único que impide llegar al objetivo. Se necesitan "puestos de trabajo con unas buenas condiciones y salario digno". Sí, existen, aunque nos quieran hacer creer que no. Y aunque no los encontremos. Son esas pequeñas especies en peligro de extinción que deberían estar más protegidas que esos linces a los que se refirió la Iglesia no hace mucho. Pero no lo están. Cómo va a conseguir un trabajador (digo eso por no decir esclavo) del un país subdesarrollado que se respeten sus derechos si no lo logramos en los países desarrollados? Claro, que a lo mejor sus sindicatos (¿?) son más efectivos que los nuestros.


Antes mencioné la educación. El saber es poder. Se pretende una educación básica para todo el mundo, sin distinción de sexo y accesible. Pero la realidad es que educar al pueblo es darle poder. Hay quien no quiere darle el poder al pueblo. La educación abre la mente hacia nuevas fronteras... que los líderes no quieren que se dislumbren. Por eso hacen todo lo posible para evitar que el pueblo llegue a la verdad, que descubra que hay lugares mejores, y sobre todo, que las mujeres descubran que hay lugares donde pueden casi llegar a ser tan válidas a los ojos del resto como los hombres.


Igualdad, otro de los objetivos. Dejando de lado que muchos hombres tienen miedo de ella, hay muchas culturas que no lo permiten. Pero mejor que se admita abiertamente que ser una sociedad hipócrita que dice que aboga por la igualdad pero que discrimina en el trabajo a la mujer. Aunque peor que eso es la discriminación positiva, aunque es otra historia.


En cuanto a la reducción de la mortalidad infantil y mejorar la salud de las madres, cómo hacerlo si los medios llegan a cuentagotas? El suministro de agua potable en ciertos lugares es inexistente, por lo que muchas enfermedades como el cólera son mortales, y uno de los puntos fuertes de la mejora de la salud materna son los métodos de control de la natalidad.


Métodos que incluyen el preservativo, que además previene el contagio del virus del SIDA, cuya reducción de contagios es otro de los objetivos. Pero no, no usemos el condón, porque es pecado mortal, es mejor contagiarse y morir para ir al cielo.


Dejémoslo y pasemos a otro punto, la sostenebilidad del medio ambiente. Y es que tras habernos cargado ya el equilibrio queremos arreglarlo... o queremos hacer como que lo arreglamos. Pero no, GAME OVER, lo que hemos hecho ya tiene poco arreglo.


Siempre nos queda aliarnos y compartir lo poco que queda... pero ni eso somos capaces de hacer.

viernes, 1 de enero de 2010

Quién soy

Contacta

Nombre *

Email *

Asunto

Mensaje *

Powered byEMF Form Builder
Report Abuse