viernes, 21 de marzo de 2014

Las migajas tras el muro de pago


El otro día me enteraba a través de mis compañeros de la UJP (Unión de Jóvenes Periodistas) de que el grupo Vocento (ABC, La Verdad, El Correo, SUR, etc.) pretende establecer el llamado "muro de pago" en sus cabeceras regionales. Sin entrar en por qué no me gusta demasiado el término "muro de pago", o por qué lo considero poco viable, o por qué es posible que esa decisión la aprovechen muchos jóvenes periodistas de la zona para montar sus medios de información local e hiperlocal, voy a ponerme en la idílica situación de que los españoles estuviéramos dispuestos a pagar por información de calidad -y no solo los periodistas o los frikis de la información, sino todos los españoles- porque los hubiéramos convencido de ello.

Con este mundo idílico en mi mente, me paseo por la web de La Verdad de Alicante. Una web a la que podría sacarle muchos fallos de diseño que se convierten en verdaderos muros, pero en la que me voy a limitar a fijarme en el contenido. Y esta mañana, en la mañana del Día Mundial del Síndrome de Down , me encuentro un titular que me hace titilar los ojos con ilusión: "Soy la primera con Síndrome de Down en el Ayuntamiento". Un titular que hace fantasear al lector con una entrevista a una mujer con Síndrome de Down que cuenta su día a día en su trabajo, o cómo ha llegado a conseguir esa oportunidad. Incluso, iluso, el lector puede soñar con un reportaje de casos en el que varias personas con Síndrome de Down cuentan su día a día, cómo se integran y se sienten parte de la sociedad. Algo de ese periodismo que saca realidades a la luz y nos hace pensar y cambiar nuestra percepción del mundo. Pero, lector, no te ilusiones. Dentro de ese enlace con un titular tan prometedor solo hay cuatro líneas de texto que prácticamente se podían haber incluido en el artículo principal sobre el tema (Apoyo escolar para niños con discapacidad), que casi parece una nota de prensa.

Una oportunidad desperdiciada para trabajar en ese periodismo con el que tenemos que convencer a los lectores de que deben pagar por la información que consumen. ¿Falta de tiempo o dejadez? ¿Quizá las dos cosas? No podemos quejarnos de que los lectores no pagan si no damos lo mejor de nosotros mismos en cada tema que tratamos.

Por no cerrar de forma tan amarga, dejo la portada del Correio Braziliense, dedicada al Día Mundial del Síndrome de Down, que me ha llegado a través del Twitter de Miguel Angel Jimeno (@majimeno), editor de La Buena Prensa. Con trabajos así da gusto.


jueves, 13 de febrero de 2014

Día de la Radio: un medio para soñar y reivindicar

Correteos de la redacción al estudio, un nudo en el estómago antes de empezar, líos de papeles con guiones y apuntes, enfrentarse al micro por primera vez, reencontrarse con el micro el resto de las veces, nervios que rompen la voz en ocasiones, miradas cómplices con los compañeros cuando hay alguna broma privada, esos momentos para las pequeñas broncas entre bloques por alguna metida de pata, prisas por los pasillos, miradas al reloj, entrevistas para el recuerdo, situaciones en las que tienes que improvisar, las peleas con la mesa de control, entenderse con una mirada con el técnico y los compañeros, las risas que alivian tensiones, los momentos con la mente en blanco, los agobios y las presiones del directo, las tomas falsas del enlatado, la llamada que no entra, el invitado que no llega, las señales horarias, la sintonía inicial, la oportunidad para ser la voz de los que no la tienen, la responsabilidad de saber que hay quien te escucha y confía, la felicidad de verte en el aire y escucharte, la satisfacción de acabar un programa perfecto y de que te digan que les ha gustado... 

La radio es un medio lleno de emociones y sensaciones felices, el lugar donde desconectar de uno mismo para conectar con los demás. Pura comunicación.

Por todo lo que me ha dado la radio y espero que me siga dando durante años... Cada día ante un micro es el Día de la Radio, pero hoy, 13 de febrero, especialmente.


lunes, 27 de enero de 2014

Crónica negra del sensacionalismo periodístico

Sigo sin seguir a La Razón en Twitter. Una, que es de costumbres. Tras tres años sin seguirlos, no iba a ser ahora cuando empezara. Pero eso no evita que lleguen a mi timeline twittero algunos enlaces. Ya no suelo abrirlos, me estaré volviendo intolerante con los años. O quizá es que prefiero evitar cabrearme con la desinformación. Pero cuando un tweet como este...:
... llega al timeline, es difícil resistirse. Yo qué sé qué hago levantada a estas horas... Pero la noticia que uno se encuentra vale la pena el click y hacer el esfuerzo de leer a la una y media de la madrugada.


Ocho puñaladas terminaron con la vida de Arancha

26 de enero de 2014. 03:06h - Laura L. Álvarez. Madrid

Puede que se hubieran conocido esa misma noche, que coincidieran «pillando» cocaína y, por la razón que sea, acabaron juntos en casa de él. Pero también cabe la posibilidad de que estuvieran liados, a pesar de que ambos tenían pareja, y la noche de pasión entre los dos amantes acabó en tragedia. Sin embargo, según los investigadores, la posibilidad de que se trate de un episodio de violencia de género va perdiendo peso a medida que transcurren las horas. El misterio y la incredulidad de sus allegados rodea el segundo caso de muerte violenta acaecido en la región en 2014. Ayer en la comisaría, donde se encontraban los familiares de ella, nadie se explicaba qué hacían juntos Arancha y Emiliano la noche del viernes, de qué se conocían, pero, sobre todo, qué ocurriría para que él la golpeara con brutalidad ya de madrugada y la acabara apuñalando, degollándola y dejándola morir desangrada. No quiso declarar ante los agentes del Grupo V de Homicidios pero sí se desprendió de algún comentario que se habían conocido esa misma noche en un poblado para conseguir estupefacientes, según fuentes policiales. Lo más cercano que hay por allí es un barrio dominicano en Alcobendas donde se puede adquirir todo tipo de droga; un poblado como tal, sólo podría ser el de Valdemingómez, hasta donde se llega en nada por la M-45.
[...]


El artículo sigue, podéis leerlo. En el mismo tono. La fotografía que ilustra el artículo la extraen del Facebook de la víctima. Sensacionalismo puro. Un artículo novelesco que intenta imitar una crónica negra y que, sin duda, se pasa de rosca. Detalles como que estuviera o no "pillando cocaína", o sobre si estaban o no "liados", expresiones como "se llega en nada por la M-45", "tajos" o "la joven, muy menudita"... Recuerdan a todo menos al relato periodístico que explica que una joven ha sido asesinada en extrañas circunstancias. Más bien recuerda a una novela mala. Una novela que ni respeta la presunción de inocencia ni la intimidad de los protagonistas. ¿Realmente era necesario saber que el supuesto asesino tiene una hija, su edad y su nombre?

Pero lo que me ha llamado la atención ha sido el nombre que firmaba este artículo: Laura L. Álvarez. Mi patética memoria para otras cosas ha activado un resorte y buscando en el archivo del blog... ¡Efectivamente! ¿Recordáis la "pasión gay en el gym"? De la misma "periodista", si es que se la puede llamar así, en La Razón. 

Con la cantidad de periodistas que hay en paro, muchos de ellos realmente magníficos, no sé cómo gente de la talla moral de Laura L. Álvarez sigue escribiendo en un medio.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Así Presento Yo en #EBE13

Este fin de semana, el equipo de Así Presento Yo -mi compañero Alberto Acuña y yo- hemos podido disfrutar de EBE13. Para todos aquellos a quienes interese el mundo de la comunicación y la divulgación, los consejos que dimos en la ponencia "Cómo aprovechar la cultura popular en presentaciones" pueden serles de mucha utilidad. Porque la cultura popular no sólo puede ayudar a hacer mejores presentaciones, sino que también puede ayudar a los periodistas a mejorar sus herramientas de comunicación.

Os dejo el Storify para que podáis extraer aquellas enseñanzas que más os interesen.